Ballart pide a Mina que no entorpezca el proceso del agua

06.05.2016 | 04:23
Jordi Ballart ha reaccionado molesto con la enésima crítica de Mina a una decisión municipal.
Jordi Ballart ha reaccionado molesto con la enésima crítica de Mina a una decisión municipal.

El alcalde de Terrassa Jordi Ballart salió ayer al paso de las críticas vertidas por Mina Pública Aigües de Terrassa al encargo, por parte del Ayuntamiento, de un estudio jurídico sobre la actual concesión al bufete Menéndez & Asociados Abogados SL, al que acusa de defender los intereses de Acciona. "Mina debería abstenerse de hacer este tipo de declaraciones sin fundamento -dijo-, que solo sirven para confundir a la ciudadanía y entorpecer un proceso que ya de por sí es complejo".

Ballart manifestaba ayer su sorpresa "por el nerviosismo que ha generado un hecho tan normal como la contratación de un estudio jurídico del actual contrato de concesión". La primera autoridad municipal defiende la neutralidad del despacho Menéndez Asociados, un equipo que "trabajará para el Ayuntamiento y defenderá los intereses de la ciudadanía de Terrassa, y no los de ninguna empresa, y eso nadie no puede poner en duda".

Intento de manipulación
La reacción de la concesionaria a la adjudicación del estudio jurídico ha molestado al gobierno municipal, que la considera "un intento de manipular la opinión de la ciudadanía", al insinuar que el Ayuntamiento ha contratado a un despacho que actuaría "en favor de un posible competidor de Agbar (accionista de Mina) por la futura gestión del agua en Terrassa".

El gobierno apela a la trascendencia del reto que afronta la ciudad en el tramo final de la concesión del servicio del agua, que concluye el próximo mes de diciembre, y pide a la adjudicataria Mina "más tranquilidad y colaboración en todo este proceso". Durante los últimos meses, la empresa ha discrepado, recurrido e incluso llevado a los tribunales decisiones municipales como la contratación del Comisionado del Agua Joan Gaya o el rechazo al incremento de tarifas propuesto por Mina. Ahora, tras la desacreditación del equipo jurídico, el alcalde pide un cambio de actitud, tal como ya hicieron los grupos municipales el jueves pasado en el pleno.

En la recta final de la concesión, el ejecutivo egarense recuerda su apuesta por un servicio integral de suministro eficiente, con un precio justo, transparente, de calidad y para todo el mundo, a partir de la deliberación de la ciudadanía, explica. En el último pleno, Ballart se posicionó por la municipalización de la gestión del agua, aunque dejó claro que la decisión final dependerá del análisis de las ventajas e inconvenientes de cada modelo.

En medio de la nueva polémica, el alcalde insistió ayer en que "la decisión no la tomaré yo, ningún despacho de abogados ni ninguna empresa del sector, sino que la tomará el pleno municipal, que es a quien corresponde, después de un riguroso proceso de análisis de alternativas y de haber escuchado a la ciudadanía".

Más allá de las polémicas, el Ayuntamiento sigue el proceso asociado al final de la concesión, en el que, recuerda, Mina sigue sin facilitar datos sobre "el organigrama funcional de su plantilla y el padrón de usuarios". La propuesta de liquidación estará lista en pocas semanas y el próximo día 12 una comisión político técnica empezará a analizar los distintos modelos de gestión de cara a la nueva etapa. El dispositivo de participación ciudadana, que pulsará la opinión de los terrassenses, se presentará en breve.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook