Sucesos

La policía pilla de madrugada a un ladrón en un bazar chino

05.05.2016 | 08:38
Imágenes de la intervención de la policía en un monitor del sistema de seguridad.
Imágenes de la intervención de la policía en un monitor del sistema de seguridad.

Atravesó como pudo el sembrado de cristales que él mismo causó, destrozando una luna de vidrio, agarró unas herramientas del propio comercio y se puso a forzar la caja registradora. Tardó mucho y la Policía Municipal llegó. Los agentes lo pillaron dentro del local, un bazar chino, ayer, de madrugada.

Eran las 4.40 cuando un testigo telefoneó a la Policía Municipal para advertir de un robo en un establecimiento situado en la calle de Galileu, en Ca n'Aurell.

Las cámaras de seguridad del local grabaron el allanamiento. El ladrón reventó una luna de 2,5 metros de longitud por dos de altura y, de paso, causó destrozos en estanterías instaladas justo detrás de ese vidrio. Rompió 37 macetas dispuestas en los anaqueles, según el responsable del establecimiento.

En las imágenes se ve al delincuente acceder al mostrador, usando un teléfono móvil a modo de linterna para guiarse en la oscuridad. Y se ve cómo agarra la caja registradora, cómo se marcha, seguramente en busca de herramientas del mismo comercio, cómo manipula la caja durante varios minutos. Y se ven los destellos de los coches patrulla de la Policía Municipal.

Tres dotaciones llegaron al bazar. Los agentes observaron los destrozos y penetraron en el local, inspeccionando primero el mostrador y la caja registradora, con los cables arrancados y el cajón a medio abrir. El asaltante había dejado su acción de forma apresurada y se había marchado, o no.

No se había largado. Le faltó tiempo, pues la actuación policial lo pilló dentro aún. Lo que hizo al percibir la presencia policial fue correr hacia el interior del establecimiento, a esconderse donde pudiese. Pero los agentes escudriñaron el lugar y no tardaron en encontrar al intruso. Las cámaras de seguridad que habían grabado su intento de abrir la caja registradora captaron también el instante en que unos policías se lo llevaban esposado. Los guardias recogieron unos alicates y un destornillador.

El detenido, de origen magrebí, de 23 años y vecino de Barcelona, fue trasladado ayer mismo a la comisaría de los mossos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook