La población de más de 65 años creció un 26% entre 2000 y 2015

Representa hasta el 16,1 por ciento de los terrassenses

05.05.2016 | 08:38
En Terrassa, la población que tiene entre cero y catorce años sobrepasa a la mayor de 65.
En Terrassa, la población que tiene entre cero y catorce años sobrepasa a la mayor de 65.

La tendencia demográfica que prevé que tanto en Catalunya como en el resto de España haya un grupo cada vez más nutrido de personas con una edad avanzada se cumple ya en buena medida tanto en Terrassa como en toda la comarca. Así lo indican los datos del último Informe anual de población presentado ayer por el Observatori Vallès Occidental (un grupo de trabajo ligado al Consell Comarcal), y elaborado a partir del padrón municipal de habitantes que publica el Idescat.

De hecho, el colectivo de egarenses que ha sobrepasado la edad de jubilación no hace sino crecer. Traducido en cifras, y según el citado observatorio, el total de personas mayores de 65 años residentes en Terrassa aumentó un significativo 26 por ciento durante el periodo 2000-2015. De las 27.481 que vivían en la ciudad justo al cambiar de milenio se ha pasado a las 34.627 de 2015. La subida en números absolutos ha sido de 7.146 personas. Las cifras de la comarca refuerzan esta misma tendencia.

En quince años, el Vallès Occidental ha evolucionado desde tener una población mayor de 65 años cuantificada en 98.457 personas a llegar a las 140.240, con un aumento porcentual que supera al de Terrassa y acaricia el 30%.

Previsión
El hecho de que una ciudad, una comarca o un país tenga un grupo cada vez más elevado de habitantes de edad avanzada resulta muy relevante. El motivo es que este factor puede incidir en las políticas públicas que siga la administración con respecto, por ejemplo, al sistema sanitario, ya que es previsible que las personas mayores sufran más problemas de salud que las jóvenes, y necesiten ir al hospital o a los CAP en más ocasiones. La situación también puede condicionar la llamada atención a la dependencia o el propio sistema de pensiones, más allá de que existan cambios socioculturales ligados a que la población sea cada vez más longeva.

Saber cómo evolucionará en los próximos años la pirámide demográfica por edades también resulta básico al planificar las políticas de futuro. En este sentido, el trabajo desarrollado por el Observatori Vallès Occidental augura que la gente mayor en la comarca será progresivamente más cuantiosa. Si en 2015, un 15,6 por ciento de la población tenía más de 65 años, en 2026 la comarca llegará al 20,4 por ciento (aunque quedará algo por debajo de la media prevista para entonces en Catalunya, que será del 21,9 por ciento).

Volviendo a Terrassa, el hecho de que crezca el colectivo de personas mayores no implica que la población en global de la ciudad esté cada vez más envejecida. Es decir, en el año 2000, por cada 100 habitantes que había en el municipio, 16 superaban los 65 años. Esta proporción se ha mantenido prácticamente inamovible más de una década después. El motivo es que, si bien hay más gente mayor, la población total de Terrassa también se ha ampliado. En concreto, entre 2000 y 2015, el censo local creció en 43 mil personas. O, dicho de otro modo, aumentó en un 25 por ciento. Una cifra idéntica a la del conjunto de la comarca. "Fue un crecimiento mucho más pronunciado que el que se dio de media en la provincia de Barcelona y que el de Catalunya", indicó ayer Ignasi Giménez, presidente del Consell Comarcal.

Pensiones
Entre los datos recogidos por el observatorio también destaca que en el Vallès Occidental, durante los últimos quince años, se ha reducido la población en edad de trabajar. Es decir, la que se sitúa entre los 15 y los 64 años. Ésta ha caído cuatro puntos, del 70 al 66 por ciento. Además, la previsión es que en un futuro (el observatorio mira de nuevo al horizonte de 2026), los habitantes de la comarca situados en esta franja de edad sean un 1,1 por ciento menos. Sobre todo porque habrá menos población que tenga entre 25 y 44 años. Esta caída en el número de personas en edad de trabajar y la existencia de una pirámide poblacional envejecida (que en 2026 será más ancha que ahora por la cúspide, dice el informe) es un factor que puede influir en el futuro del sistema de pensiones.

Con todo, Giménez destacó que el Vallès Occidental cuenta hoy con más población joven (un 17,7 por ciento de los habitantes de la comarca tienen entre cero y catorce años) que la provincia de Barcelona (15,6 por ciento) y que toda Catalunya (15,8%). De hecho, igual que en el periodo 2000-2015 se ha incrementado la población de Terrassa mayor de 65 años, también lo ha hecho la más joven (la que tiene de cero a catorce años), en un 48,5%. En Terrassa hay 38 mil personas en esta etapa de la vida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas