El CET celebra con éxito su primera Festa de la Primavera

03.05.2016 | 08:09
El CET celebra con éxito su primera Festa de la Primavera

La previsión metereológica anunciaba lluvia para el sábado. Al final, en Terrassa, sólo cayó alguna gota hacia al atardecer. El día, eso sí, se levantó gris, con viento, y algo de fresco. Poco apetecible para estar al aire libre. Pero los montañeros están acostumbrados a las inclemencias del tiempo y, seguramente por ello, los socios y amigos del Centre Excursionista de Terrassa (CET) decidieron llevar adelante el programa de su Festa de la Primavera en la Plaça Vella, que se prolongó al domingo por la tarde.

La entidad salió a la calle por primera vez y desplegó un buen número de carpas para divulgar su entidad y sus secciones. A su lado también la ONG Oberts al Món anunciado su "4a. Caminada popular" para el 8 de mayo para una escuela de Quiché (Guatemala). Y, junto a las paradas, un gran número de propuestas, entre las cuales hubo una de muy atractiva, el circuito de montaña. La instalación, en medio de la plaza, retaba a los participantes a recorrer 30 metros en los que debían superar diversas pruebas como si se tratara de escalar una cima. Los niños fueron los más atrevidos. Enfundados en material de escalada (casco y arnés) se colgaron de la cuerda para subir y bajar árboles, paredes, andar sobre tablones inestables y sumergirse en un pequeño túnel... Una especie de "Dragon Khan" del que salían entusiasmados. "Me ha gustado mucho, sobre todo el tramo final donde tienes poca estabilidad porque simula que debes cruzar un río a través de las piedras", contaron Magí, de 5 años, y Alba, de 8 años, cuando se reencontraron con sus padres. El circuito no se tomó respiro alguno. La cola de niños que aguardaban fue incesante.

Para quién no quería someterse a emociones fuertes como jóvenes, adultos y de más edad, hubo otros alicientes como conferencias, proyección de documentales y música. No fueron las únicas actividades. También hubo un taller para aprender a elaborar comida energética para afrontar una buena excursión y escalada, así como un parada de indumentaria y accesorios para la montaña y el alpinismo.

Fines solidarios
La fiesta del CET tenía el objetivo de promocionarse pero con fines solidarios. El dinero recaudado por subir al circuito de montaña y por la consumición de tapas y de la "fideuá" se destinará a Servicios Sociales del Ayuntamiento para niños en riesgo de exclusión social. Desde la entidad, Xavier Busom, coordinador técnico, explicó que estaban pendientes de una reunión para hacer balance y conocer el importe del donativo municipal.

Busom, satisfecho con la respuesta de la ciudad, adelantó que "ya estamos pensando en la segunda edición para 2017, en las mismas fechas, porque la fiesta ha tenido muy buena acogida". El coordinador agregó que el circuito de pruebas -lo más exitoso para los niños- podría instalarse periódicamente en la plaza del Vapor Ventalló, frente a la sede del CET.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook