Salut prevé abrir más camas en el Hospital y en Mútua

26.04.2016 | 07:53
Salut indica que la desprivatización permitirá abrir 68 camas en centros de la red pública.
Salut indica que la desprivatización permitirá abrir 68 camas en centros de la red pública.

La anunciada exclusión del sistema sanitario de uso público, el Siscat, de dos hospitales privados de la comarca (el Hospital General de Catalunya de Sant Cugat y la Clínica del Vallès de Sabadell) empieza a tomar forma y concreción. El conseller de Salut, Antoni Comín, ha anunciado que el CatSalut no renovará los contratos que aún mantiene con ambos centros sanitarios, de manera que tendrán que ser los tres hospitales de utilización pública que resten en el Siscat (dos egarenses, Mútua y el Hospital de Terrassa; además del Parc Taulí de Sabadell) los que absorban la atención de los pacientes que hoy se derivan a las dos clínicas privadas para descongestionar la presión asistencial que sufren los centros públicos.
El año pasado, la Clínica del Vallès recibió a 2.128 pacientes derivados desde la pública, mientras que el Hospital General de Catalunya, a 46. Aunque aún hace falta concretar las cifras definitivas, desde Salut indican que el Hospital de Terrassa asumirá la mayoría de estas derivaciones de pacientes una vez que hayan acabado los contratos que aún hoy siguen vigentes con los dos centros privados vallesanos. El contrato del CatSalut con la Clínica del Vallès finaliza el próximo agosto, mientras que con el Hospital General de Catalunya, en diciembre.

Según las estimaciones del Govern, la desprivatización hará que entre las dos instituciones sanitarias de referencia egarenses, el Consorci Sanitari de Terrassa y Mútua, haya 32 camas más abiertas en los próximos meses, según se deduce de las palabras del conseller de Salut, Antoni Comín, la semana pasada en el Parlament.

El miembro del ejecutivo aseguró que la exclusión de la red pública del Hospital General de Catalunya y de la Clínica del Vallès implicará la apertura de 68 camas adicionales entre el Hospital de Terrassa, Mútua y el Parc Taulí de Sabadell. Comín estimó que 36 de estas nuevas camas serían para cubrir la demanda asistencial procedente de Sabadell, y que será atendida en el Taulí, teniendo en cuenta que el Govern quiere llevar a cabo la desprivatización siguiendo criterios de proximidad. La idea es que los pacientes que hasta ahora van a la Clínica del Vallès o al Hospital General de Catalunya puedan recibir asistencia en las poblaciones donde residen o, cuando menos, en los centros sanitarios que estén más próximos a sus localidades.

Reapertura
Según el Departament de Salut, el Consorci Sanitari de Terrassa (que gestiona el Hospital de Terrassa) tiene en la actualidad 131 camas disponibles y sin utilizar, mientras que Mútua cuenta con 96. Éste es el resultado, según indicó Comín la semana pasada durante su intervención en la cámara catalana, "de la disminución de la actividad de los últimos cinco años". O, en otras palabras, de las políticas de ajuste económico que ha desarrollado la Generalitat a raíz de la crisis y que ha repercutido en los hospitales de utilización pública de Catalunya.

Desde el ejecutivo catalán también explican que será necesario aumentar la actividad en los quirófanos del Hospital de Terrassa, Mútua y el Parc Taulí de Sabadell para que estos centros absorban la actividad asistencial que hoy se deriva a la Clínica del Vallès y el Hospital General de Catalunya.

En concreto, Comín estableció que la reordenación del Siscat implicará cinco sesiones de quirófano adicionales. Y, en consecuencia, que salas de operaciones que hoy solo funcionan por la mañana pasen también a estar operativas de tarde. Salut prevé que tres de esas sesiones de quirófano extras sean para atender a pacientes que viven en Sabadell, de modo que el Parc Taulí sería el hospital que asumiría este cambio. Las otras dos sesiones de quirófano adicionales deberían repartirse, a priori, entre el Hospital de Terrassa y Mútua, a falta de la concreción exacta de los planes de la conselleria.

También habrá que ver de qué forma casan las variaciones planteadas con la delicada situación por la que pasa el Hospital de Terrassa, ya que el centro está en fase de elaborar junto al CatSalut un plan de viabilidad económica que deberá presentar a corto plazo ante la deuda histórica que arrastra.

Con todo, el proceso de desprivatización de la sanidad emprendido por el conseller de Junts pel Sí solo afectará un ocho por ciento de las altas hospitalarias (5.700 en total) que, según el Govern, tienen lugar cada año en la comarca. El motivo es que la mayor parte de la atención sanitaria en el Valles Occidental se lleva a cabo en el Parc Taulí, el Consorci Sanitari de Terrassa y Mútua. Los tres centros suman el 92 por ciento de las altas sanitarias que se producen al año en el territorio (unas 73 mil).

En su intervención en el Parlament, Comín afirmó que ésta es "la desprivatización más importante que ha tenido lugar en Catalunya en los últimos 35 años, orientada a reforzar el carácter público de nuestra sanidad".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook