Salud

Las revisiones, claves para proteger la próstata

19.04.2016 | 04:21
Más del 50% de los hombres mayores de 50 años van a sufrir hiperplasia benigna de próstata.
Más del 50% de los hombres mayores de 50 años van a sufrir hiperplasia benigna de próstata.

Las enfermedades urológicas afectan a cualquier edad, aunque son más frecuentes en la edad adulta. Infecciones, litiasis, tumores, infertilidad, impotencia o disfunción eréctil, incontinencia urinaria... Cualquiera de estas patologías deben ser diagnosticadas y tratadas por un especialista en urología. Pero lo más importante es no esperar a que aparezcan los síntomas. En cualquier caso, se recomienda que los varones mayores de 50 años acudan a revisión prostática tengan o no síntomas.

También es aconsejable una primera evaluación para el diagnóstico precoz del cáncer de próstata a los 50 años. Para ello el especialista solicitará un análisis de sangre del paciente y le realizará una exploración de la próstata o tacto rectal. En los pacientes con antecedentes familiares de cáncer de próstata (fundamentalmente padre o hermanos) se recomienda iniciarlo antes o entre los 40 y los 45 años.

Más de dos millones de españoles sufren hiperplasia benigna de próstata, un agrandamiento no canceroso de esa glándula cuya prevalencia aumenta progresivamente con la edad, y muchos de ellos están sin diagnosticar ni tratar ya que no acuden al médico por desconocimiento o timidez.

Para animar a esas personas a que consulten con su médico para recibir tratamiento, que no siempre es farmacológico o quirúrgico, acaba de ponerse en marcha la campaña "La próstata sí que importa". Esta iniciativa ha sido impulsada por la firma farmacéutica GSK y ha sido avalada por la Asociación Española de Urología (AEU) y las sociedades médicas de atención primaria Semergen, de medicina de familia y comunitaria Semfyc y de médicos generales Semg.

Los médicos, como José María Cozar, presidente de la AEU, han incidido en la necesidad de consultar al doctor si se presentan trastornos urinarios tales como dificultad para comenzar a orinar o que la orina fluya de forma débil o lenta. Otros síntomas que pueden tenerse son sensación de vaciado incompleto o goteo al terminar de orinar, micciones frecuentes durante el día, necesidad de orinar dos o más veces por la noche, incontinencia y dolor o escozor.

Muchos de los afectados asumen estas molestias como una condición propia de la edad, lo que conlleva a un impacto en su salud y bienestar. Asumen los síntomas y no acuden al médico "por vergüenza o pudor" de tener que comentarlos o por miedo a que pueda tratarse de otra patología más grave.

Consejos para la hiperplasia
La patología más prevalente en las consultas de urología es la hiperplasia benigna de próstata (HBP). Más del 50 % de los mayores de 50 años van a sufrirla, según los expertos y más del 60 % de mayores de 60. Por eso es importante acudir al médico ante el primer síntoma para que le ayude con un tratamiento que en un tercio de pacientes, con síntomas leves, puede consistir en seguir una serie de consejos.

Para mejorar los síntomas ocasionados por este trastorno urológico, los médicos recomiendan una ingesta líquida adecuada, en algunos casos no beber más de dos litros de agua al día y procurar no hacerlo antes de acostarse o en momentos en los que se no tenga fácil acceso a un baño.

Moderar el consumo de alcohol y bebidas con cafeína o de comidas picantes o ricas en grasa son otros consejos de los médicos que también aconsejan comer más verduras para evitar el estreñimiento.

Además, también instan a consultar al médico para "conciliar el botiquín", es decir para evitar fármacos desaconsejados o que los que ingiera lo haga en los momentos óptimos para beber agua.

Deben procurar además vaciar completamente la vejiga en cada micción y consultar al médico para realizar ejercicios y técnicas específicas de entrenamiento, pero además tienen que intentar mantener su peso y realizar ejercicio habitualmente.

En los pacientes con litiasis o cálculos en el riñón se recomienda además reducir el consumo de sal y de proteínas. En caso de padecer patología prostática se aconseja mantener relaciones sexuales regulares, evitar el estreñimiento, no montar en bici, moto o a caballo, restringir el alcohol la coca-cola, el té y café y no retrasar en exceso las ganas de orinar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook