Ante un nuevo marco legal

17.04.2016 | 13:06

Telefónica acudió hace casi dos años a la parroquia de Les Arenes, "por la dificultad de implantación que tenía en el barrio". También consciente de que, desde la aprobación de la nueva ley general de telecomunicaciones, las operadoras pueden expropiar forzosamenteazoteas privadas y públicas para la instalación de antenas de telefonía móvil «cuando resulte necesario para la instalación de la red y no exista otra alternativa técnica o económicamente viable». El objetivo de la normativa impulsada por el Gobierno, que disparó las críticas de municipios y entidades vecinales, era que las compañías pudieran acometer proyectos de envergadura para cumplir los objetivos de la Agenda Digital para Europa, que persigue que todos los ciudadanos puedan acceder a conexiones de banda ancha a una velocidad de como mínimo 30 megabits por segundo en 2020 .

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook