Salud

En primavera, ojos a salvo de las alergias

05.04.2016 | 04:22
Es recomendable no frotarse nunca los ojos si se notan molestias.
Es recomendable no frotarse nunca los ojos si se notan molestias.

Las alergias estacionales también suelen ocasionar molestias oculares entre los meses de abril y julio. La floración y expulsión al aire de los granos de polen hace que el sistema inmunológico de algunas personas sensibles reaccione para defenderse de los alergenos. Además de la tos, estornudos y picor nasal se suman con frecuencia algunos síntomas que afectan a los ojos como lagrimeo, prurito, enrojecimiento ocular o sensación de tener un cuerpo extraño. Unas molestias leves pero incómodas que afectan a la calidad de vida de las personas y les impiden disfrutar plenamente del buen tiempo y el aire libre.

La alergia ocular es considerada por los oftalmólogos una patología leve por el bajo riesgo de complicaciones que puedan repercutir en la visión del paciente. En este sentido, uno de los procesos alérgicos más frecuentes es la conjuntivitis, que a pesar de no ser grave es incómoda y contagiosa. En casos extremos sí que puede aparecer alguna úlcera ocular que, de no ser tratada por un especialista, puede dejar secuelas (cicatriz corneal). Además, durante el inicio de la primavera la irritación ocular contagiosa es uno de los principales motivos de consulta al especialista.

La conjuntivitis alérgica es una inflamación de la conjuntiva, la capa que reviste el interior del párpado y que cubre el ojo. Está causada por la reacción del organismo a ciertas sustancias como el polen, los ácaros de polvo, los pelos de animales, los cosméticos o las lentes de contacto.

Esta afección de los ojos no debe confundirse con otros dos tipos: viral (provocada por diferentes virus asociados a infecciones de las vías respiratorias) y bacteriana (muy frecuente en niños, es causada por la infección de ciertas bacterias en el ojo y se contagia fácilmente). En todo caso, el oftalmólogo decidirá el tratamiento farmacológico a seguir (colirios, antihistmanínicos, etc...) La inflamación del ojo, el aumento del lagrimeo y de lagañas, la secreción blanca o amarillenta o el picor y enrojecimiento son algunos síntomas.

Medidas a seguir
Por lo general la conjuntivitis leve se cura sola pero es importante acudir al oftalmólogo para prevenir contagios y complicaciones. El cuidado de los ojos en épocas de alergias estacionales pasa por mantener a raya los alergenos. En momentos de alta presencia de polen en el ambiente utilizar el aire acondicionado en casa y en el coche y mantener las ventanas cerradas, así como extremar la higiene de las manos y el cabello.

Otra recomendación es no frotarse nunca los ojos en caso de notar molestias. Es mejor aplicarse compresas frías, suero fisiológico o lágrimas artificiales y reducir el uso de lentes de lentillas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook