Sucesos

Detenido por vender aparatos decodificadores de TV de pago

05.04.2016 | 08:31

Los partidos de la Liga BBVA eran el reclamo perfecto, y de hecho fue una denuncia de la Liga de Fútbol Profesional la que activó las investigaciones del Cuerpo Nacional de Policía que han desembocado en la detención de siete personas. Están acusadas de vender decodificadores manipulados para el acceso ilegal a televisión de pago y entre los siete detenidos hay un terrassense.

La policía ejecutó la operación hace un par de semanas en Terrassa, Madrid, Cuevas Bajas (Málaga), Toledo y Córdoba, si bien los arrestados no tenían vínculos entre ellos. No se puede hablar, pues, de una red con sospechosos conectados. Según indicó ayer la Dirección General de Policía, los arrestados publicitaban la venta de los decodificadores en páginas de internet. Anunciaban que quien comprase los aparatos podría acceder de manera gratuita a contenidos de pago, destacando los partidos de fútbol de Primera.

Un grupo de la policía especializado en fraudes en el uso de telecomunicaciones inició las pesquisas a finales del año pasado, después de que la Liga de Fútbol Profesional denunciase la venta de los decodificadores.

Las indagaciones de ese grupo especial, los rastreos por internet, condujeron a los policías a siete personas. Entre ellas había un vecino de Terrassa, un ciudadano de origen argentino nacido en 1978. Hace un par de semanas fue detenido, como lo fueron tres individuos en Madrid, uno en la población malagueña de Cuevas Bajas, otro en Toledo y uno más en la ciudad de Córdoba.

La modalidad utilizada por los arrestados es la conocida como "cardsharing", consistente en compartir entre varios usuarios una señal de acceso fraudulento a plataformas televisivas haciendo uso de una sola tarjeta de abonado legal.

Pago por el servicio
Esa persona abonada es el "server", y distribuye sin autorización la señal de TV ya decodificada. Los otros, los que se aprovechaban de la red ilegal, pagaban por el servicio entre 130 y 350 euros, según señaló ayer la Policía Nacional. Las diferencias de precio variaban en función del modelo de aparato y de la plataforma televisiva.

Los "server", los abonados legales que incurrían en la actuación ilegal, los detenidos, se embolsaban unos cuatro mil euros mensuales con esa actividad, añade la policía. Unos cincuenta mil euros al año. Los investigadores atribuyen a los imputados un delito contra los servicios de radiofusión televisiva y otro contra la propiedad intelectual. Los usuarios que pagaban por la señal perpetraban también el primer delito, pero no consta que ninguno fuese detenido. El Cuerpo Nacional de Policía sí detuvo a siete "servers" que, sin embargo, salieron en libertad provisional poco después de su arresto.

LA GANANCIA
50.000 al año. Cada uno de los arrestados obtenía al año unos cincuenta mil euros (unos cuatro mil al mes) con la venta ilícita de la señal, según el Cuerpo Nacional de Policía

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook