La Generalitat ajusta a la baja su subvención al vendaval

01.04.2016 | 09:04
Tareas de desbrozamiento en el bosque tras el vendaval del 9 de diciembre de 2014.
Tareas de desbrozamiento en el bosque tras el vendaval del 9 de diciembre de 2014.

La Generalitat ha puntualizado el cálculo municipal del coste por las actuaciones derivadas de los daños ocasionados por el vendaval del pasado 9 de diciembre de 2014. La junta de gobierno local ha aprobado la reducción del importe inicial propuesto por el Ayuntamiento de Terrassa, que ascendía a 638.930,37 euros, cifra que fue aceptada inicialmente por las autoridades autonómicas.
En un ajuste posterior, la Generalitat ha recortado en casi 44 mil euros su aportación por discrepancias con el cálculo municipal, dejando la ayuda en 595.780,98 euros.

Fuentes municipales explican que la diferencia de criterio tiene que ver con el hecho de que "en el primer cálculo enviado a la Generalitat no se habían descontado las ayudas de las aseguradoras, ya que no habían llegado. En el momento de la liquidación ya se habían hecho efectivas y de ahí el ajuste final", explica el concejal de Servicios Económicos y Gestión Tributaria, Alfredo Vega.

La discrepancia se ha saldado y el equipo de gobierno municipal ha aceptado la cifra final propuesta por la Generalitat. La administración autonómica abrió su línea de ayudas apenas una semana después del vendaval, que además de provocar numerosos destrozos, en Terrassa se cobró la vida de dos personas al desplomarse un muro perimetral de la antigua fábrica AEG.

Este último episodio de diferencias entre la administración local y la autonómica por el coste de las reparaciones, no es el único que ha salpicado el día después del dramático vendaval. En primavera del año pasado, el Ayuntamiento de Terrassa reaccionó con dureza al paquete de ayudas anunciado por la Diputació, que inicialmente asignó 94.205 euros a Terrassa, una cifra muy inferior a la destinada al resto de municipios afectados. Matadepera y Castellar superaban los 200 mil euros, Sentmenat los 300 mil y Sabadell el medio millón.

No fue hasta semanas más tarde que se aclaró el "malentendido", término con que el Ayuntamiento definió el incidente. El primer paquete de ayudas se destinaba a los daños que el episodio de viento había ocasionado en el medio natural. Era el caso de la mayoría de municipios vallesanos, que vieron como el vendaval arrasaba básicamente su entorno.

En el caso de Terrassa, el episodio meteorológico castigó su anillo verde, pero el grueso de los desperfectos los provocó en el interior de la ciudad.
En mayo del año pasado, el Ayuntamiento de Terrassa presentó un listado complementario de desperfectos a la Diputación, a la que solicitó una ayuda de 1,8 millones de euros. La mitad de esa cifra correspondía a la inversión que la ciudad tuvo que acometer de urgencia sobre todo para garantizar la seguridad en el interior del casco urbano.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook