Redada policial en una asociación cannábica de Cementiri Vell

27.03.2016 | 10:15
Puerta de entrada al local de la asociación cannábica, que ayer seguía precintada.
Puerta de entrada al local de la asociación cannábica, que ayer seguía precintada.

Los Mossos d'Esquadra y la Policía Municipal, en un operativo conjunto, llevaron a cabo una redada días atrás en una popular asociación cannábica radicada en la calle de Marinel·lo Bosch, en Cementiri Vell. El registro, tutelado por un juzgado de Terrassa, concluyó con la detención de, cuando menos, cuatro personas y con la aprehensión, supuestamente, de marihuana, hachís y dinero en efectivo.

El mismo local había sido objeto de una actuación similar de los mossos hace ocho meses, en julio del 2015, cuando agentes de la policía autonómica culminaron con una entrada y registro una investigación activada en marzo con la incautación de marihuana en una plantación de Vacarisses. Las indagaciones condujeron a la unidad de investigación de los mossos al club cannábico de la calle de Marinel·lo Bosch, uno de los más frecuentados de Terrassa.

El 8 de julio, efectivos de la policía de la Generalitat inspeccionaron el local, se incautaron de casi siete kilos de cogollos de maría, de 314 gramos de hachís y de 4.880 euros, y detuvieron a dos individuos: el presidente y el tesorero de la asociación. Una mujer, pareja del presidente, fue denunciada en el mismo procedimiento, en unas diligencias penales por un presunto delito contra la salud pública. Los mossos aseguraron que en el local se vendían drogas a personas ajenas a la asociación, que debía funcionar como una entidad de consumo privado para los socios.

A la sazón, el club fue precintado y cesó su actividad durante unos días, pero la reanudó y muy pronto volvió a estar en el punto de mira de la policía. Según la información que ha trascendido, en las últimas semanas los Mossos d'Esquadra del Àrea Bàsica Policial (ABP) de Terrassa y la Policía Municipal realizaron tareas de vigilancia para reunir pruebas, y el viernes pasado, por la mañana, procedieron al registro de la entidad con la presencia de una comisión judicial.

Tres horas
El operativo duró unas tres horas, según testigos. Fue vistoso, pero la policía no llegó a cortar la calle al tráfico. Los agentes que escudriñaron el local requisaron sustancias estupefacientes, si bien no se conoce la cantidad de droga aprehendida. Sí, que la policía confiscó marihuana, hachís y dinero. Varios testigos vieron salir del establecimiento a los agentes con bolsas que cargaron en vehículos.

Como en julio, se practicaron detenciones. Al menos, cuatro personas fueron arrestadas: unas el mismo viernes, durante la operación policial, y otras el martes pasado, a su regreso a Terrassa después de un viaje fuera de la península.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook