La Agència de Residus anuncia el cierre del vertedero de Coll Cardús en tres años

28.03.2016 | 04:21
Vista del vertedero de Coll Cardús, que podría pasar a la historia en 2019.
Vista del vertedero de Coll Cardús, que podría pasar a la historia en 2019.

El depósito de residuos de Coll Cardús vuelve a tener fecha de cierre sobre la mesa. El anuncio lo hizo un representante de la Agència Catalana de Residus durante la última reunión de la comisión de seguimiento del vertedero. Según apunta el Ayuntamiento de Vacarisses, el portavoz de la ACR comunicó "el compromiso de clausurar y sellar el vertedero de Coll Cardús en un periodo de tres años".

Se trata del enésimo calendario que anuncia el cierre del depósito, el último de grandes dimensiones pendiente de clausura definitiva en Catalunya tras el cierre en 2006 del vertedero del Garraf. De ahí que la noticia haya sido recibida con recelo por parte de las autoridades de la zona.

"Tantas veces ha dicho que lo cerrarían... Ahora pensamos que será la definitiva. Eso sí, con todas las reservas del mundo", afirma Toni Masana, alcalde de Vacarisses.

El anuncio de la clausura llega en pleno proceso de relleno del frontal del vertedero. Se trata del último espacio activo del depósito, un tramo donde los vertidos debían finalizar en julio de 2015, fecha en que la planta cerró sus puertas a terceros.

Pero las lluvias y el proceso de asentamiento bajaron la cota. La ACR decretó entonces una prórroga de un año que ha permitido continuar los vertidos en el tramo, trabajos que culminarán el próximo verano o a final de 2016.

Durante el último año, la cobertura del frontal se realiza con los residuos procedentes del Centre de Tractament de Residuos del Vallès Occidental (CTR). En él la basura se somete a un tratamiento mecánico-biológico para recuperar los materiales reutilizables (envases, papel, metales) y estabilizar la materia orgánica. El bioestabilizado que se obtiene, con escasísima materia orgánica, se puede utilizar precisamente para la restauración de pedreras y depósitos controlados.

Es lo que ocurre precisamente en Coll Cardús. Tratesa, la empresa del grupo Hera que gestiona la planta desde 1985, ya ha iniciado las tareas de sellado del depósito, todas ellas con los residuos procedentes del CTR.

"El ritmo de llegada de esos residuos marcará el calendario definitivo de sellado del depósito", comentan fuentes del grupo Hera. El eco-parque del Vallès tenía una previsión inicial de tratamiento de 300 mil toneladas anuales que se ha visto reducida prácticamente a la mitad por la crisis de consumo. Si el ritmo de aportación de residuos al vertedero se mantiene, Coll Cardús cerrará en 2019. Si se altera al alza o a la baja, el calendario oscilará, advierten desde Hera.

Si se cumplen las últimas previsiones, el depósito de Coll Cardús intensificará a partir de finales de año el proceso de sellado definitivo, siguiendo los pasos marcados por el proyecto de clausura. El documento contempla la ejecución de un proceso de estanqueidad y la creación de redes de drenaje de lixiviados y desgasificación, pasos previos a revegetación y adecuación del espacio exterior.

El documento que define la morfología final del depósito (Proyecto de Restitución Porfológica del Filtro Verde), una vez finalizada por completo su actividad y restaurada la superficie, ha quedado obsoleto a raíz del asentamiento de materiales, proceso que provocó un espectacular hundimiento de la superficie, explican desde el grupo. Tratesa elabora ahora un proyecto actualizado del perfil definitivo del depósito.

La historia del cierre del depósito de Coll Cardús es tan larga como la propia vida del histórico vertedero y acumula una larga lista de más de diez calendarios fallidos.

En 1999, la Generalitat y Tratesa pactaron un plan especial de ordenación y cierre de la planta que no incluía una fecha concreta y que situaba la clausura cuando los residuos alcanzaran "cotas máximas que pusieran en riesgo la seguridad ambiental". Desde esa primera fecha, todos los anuncios de cierre han sido desmentidos.

En 2005 la Agència de Residuos de Catalunya resolvió cerrar Coll Cardús en 3 años, como ahora, en aquel caso coincidiendo con la apertura del CTR. El Centre de Tractament abrió finalmente sus puertas en 2010, pero el depósito continuó activo, mientras crecían en la calle las protestas de los vecinos por los malos olores procedentes de las plantas de residuos.

La queja llegó al Parlament de Catalunya en junio de 2013, fecha en la que ERC y CiU llevaron una propuesta de resolución que fijaba en 2015 la clausura del vertedero y la restauración del entorno. Unos meses más tarde, en diciembre, el Parlament aprobaba por unanimidad el cierre del equipamiento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook