La Fundación Dalí bloqueó la exposición del Centre Cultural

18.03.2016 | 12:25
El coleccionista Beniamino Levi, que cedía las obras para la exposición de Terrassa
El coleccionista Beniamino Levi, que cedía las obras para la exposición de Terrassa

La Fundación Dalí de Figueres bloqueó la exposición dedicada a la escultura de Dalí que estaba previsto se inaugurara el pasado 10 de marzo en el Centre Cultural de Terrassa, según ha denunciado hoy en Barcelona el coleccionista Beniamino Levi, que cedía las piezas para la muestra.
Levi, que ha organizado exposiciones por todo el mundo y que fue el impulsor en 1995 del Espacio Dalí de París, que recibe cada año unos 200.000 visitantes, lamenta que "no haya podido hacer una exposición de la escultura daliniana en España".

El coleccionista asegura que "cuando ya estaba cerrada la exposición en Terrassa, el Centre Cultural recibió una llamada de la Fundación Gala-Dalí en la que le decían que no se podía hacer la exposición con el título de 'Dalí en la tercera dimensión'". Cuando el director del Centre Cultural aceptó el cambio por el título propuesto por la Fundación, "Colección Levi. Esculturas surrealistas", la institución de Figueres denegó el permiso para hacer la exposición "alegando derechos de exposición, derechos de marca y que hay obras originales que no se han podido comprobar".

Levi ha explicado a la prensa que firmó "contratos en 1980 y 1981 con Dalí antes de que se creara la propia Fundación en 1983, algo que el artista había hecho con otras personas". De hecho, recuerda Levi, cuando el Estado español, heredero universal de Dalí, cedió la gestión de los derechos a la Fundación Gala-Dalí, incluyó en la orden ministerial la frase "sin perjuicio de terceros", y, ha afirmado el coleccionista, "yo soy uno de esos terceros".

A través de los contratos firmados con Dalí, Levi tiene los derechos sobre 29 esculturas para las copias originales y múltiples y además adquirió para su colección otras 21 esculturas dalinianas. El coleccionista considera "injustificado" que la Fundación siembre dudas sobre las obras, pues "ya nunca ha discutido sobre su legalidad o autenticidad" en las numerosas exposiciones que se han hecho en Australia, China, Estados Unidos o Europa. El coleccionista denuncia asimismo persecución en los tribunales de manera indirecta, como cuando la Fundación pleiteó en 2013 con la empresa de Florencia que debía realizar una pluma de lujo a partir de un dibujo sobre el que Levi tiene los derechos de licencia, que al final perdió la Fundación.

De momento, Levi, que prepara para el próximo mes de septiembre en París una exposición sobre "Dalí y la moda", rechaza la posibilidad de la vía penal contra la Fundación y prefiere una coexistencia pacífica, y para ello ha iniciado gestiones ante el Ministerio de Cultura, de las que todavía no hay resultado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook