Tribunales

Le encontraron cocaína en fiambreras de arroz

09.03.2016 | 08:17

De poco sirve esconder cocaína en un bote de arroz si la policía escudriña palmo a palmo la casa en la que está la droga. Los Mossos d'Esquadra encontraron la cocaína oculta en fiambreras llenas de arroz durante el registro de dos viviendas que llevaron a cabo en un operativo antidroga desarrollado en Ca n'Anglada y La Cogullada. El presunto traficante, acusado de distribuir droga, sobre todo cocaína, en Ca n'Anglada, se enfrenta a una petición fiscal de seis años de prisión y multa de 2.765 euros. La sección 21 de la Audiencia Provincial de Barcelona ha señalado para hoy la celebración del juicio.

El procesado operaba en la calle de Sant Damià, casi siempre en el mismo tramo de esa vía del barrio de Ca n'Anglada. La policía vigilaba sus movimientos.

El 19 de mayo del 2012, poco después de la medianoche, vendió una papelina con 0,266 gramos de coca a un cliente del que era proveedor habitual, según el fiscal. El escrito de acusación hace constar otra venta de droga al día siguiente, a la misma hora y en el mismo sitio. El envoltorio confiscado tenía un peso de 0,274 gramos.

A las 9.35 de la noche del 24 de mayo del 2012 hubo una nueva transacción de cocaína (de un envoltorio con 0,285 gramos de esa sustancia). La riqueza en coca base de la droga incautada osciló entre el 2,6 y el 13,9 por ciento.

Registro de dos viviendas
Las indagaciones de los Mossos d'Esquadra culminaron unos días después de las aprehensiones de la droga a los compradores, el 6 de junio, cuando unos agentes irrumpieron en dos viviendas, una situada en La Cogullada, donde vivía el investigado, y otra en Ca n'Anglada, donde pernoctaba con su compañera y donde tenía su centro de operaciones. Desde allí, según el fiscal, suministraba y distribuía los estupefacientes.

En los registros, autorizados por el juzgado de instrucción número 4 de Terrassa, los policías requisaron 15,357 gramos de coca, "dispuesta para su venta", mezclada con otras sustancias, y más de seis gramos de hachís, amén de 0,254 gramos de metanfetamina, casi un gramo de éxtasis y una bolsa con seiscientas pastillas de MCPP, un psicotrópico estimulante y antidepresivo. Parte de la coca intervenida, casi quince gramos, la encontró la policía autonómica en dos fiambreras de plástico llenas de arroz.

La lista de efectos decomisados en el registro incluyó un machete, una defensa de descarga eléctrica, dos básculas de precisión con restos de coca, cafeína y fenacetina, otra báscula más, un bate de madera, siete balas detonadoras, un pasaporte de Marruecos a nombre del acusado y seiscientos euros que procedían de la venta de la droga, según el escrito del Ministerio Fiscal. Al procesado le decomisaron también armas detonadoras (de fogueo) para las que carecía de permiso: poseía una pistola semiautomática y un revólver de similares características.

El fiscal considera al inculpado, de origen marroquí, autor de un delito contra la salud pública "en su modalidad de sustancias que causan grave daño a la salud". Según el representante del Ministerio Público, procede imponerle seis años de prisión y una multa de 2.765 euros, cantidad fijada en relación directa con la cantidad de droga requisada en la operación.

Varios mossos, tanto de la unidad de investigación que llevó a cabo las pesquisas como especialistas en periciales electrónicas y de balística, han sido citados a declarar en el juicio, donde deberán comparecer también facultativos químicos del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook