La UPC crea una lentilla que frena el progreso de la miopía

08.03.2016 | 04:22
El doctor en Optometría, Jaume Pauné, ha patentado y fabricado la lente de contacto.
El doctor en Optometría, Jaume Pauné, ha patentado y fabricado la lente de contacto.

Los miopes tienen un nuevo recurso al alcance para evitar que sus dioptrías vayan a más. Son unas lentes de contacto desarrolladas bajo la tutela del campus egarense de la UPC que logran frenar la evolución de este defecto visual. Ayer mismo las presentó en la Facultat d'Òptica i Optometria de Terrassa (FOOT) su creador, Jaume Pauné. El experto ha centrado su tesis doctoral en idear las citadas lentes, que detienen la progresión de la miopía hasta en un 43 por ciento.

"No existe ninguna otra lentilla progresiva comercializada en el mundo que tenga esta efectividad", aseguró Pauné. Según detalló, el invento resulta sobre todo útil para los niños, jóvenes y adolescentes. Es decir, en la franja de edad que va desde los nueve a los 25 años, "que es la etapa de la vida en que la miopía suele avanzar", añadió.

Corrección
¿Pero qué hace que las lentillas concebidas bajo el paraguas de la UPC consigan detener hasta tal punto la miopía? La respuesta hay que buscarla en la cobertura de la visión que la nueva lente de contacto otorga al ojo. "Hay estudios que demuestran que las lentillas convencionales dan una imagen óptima de frente, en el centro de la visión, pero por los lados ofrecen una imagen borrosa, aunque el usuario no lo perciba", explica Pauné. "Como con las lentes de contacto tradicionales existe una visión lateral borrosa -continúa-, el ojo tiende a cambiar de forma y a convertirse, en definitiva, en un ojo más miope."

Pero las lentillas desarrolladas en la UPC tienen la particularidad de que mejoran la imagen, no sólo en el centro, sino también en los laterales. Por tanto, en toda la extensión de la retina. "De esta forma evitamos en gran medida que el ojo adquiera una forma miope", afirma. El especialista considera que su lentilla, aplicada en edades tempranas, cuando aparece la miopía, puede lograr que una persona tenga entre tres y cinco dioptrías menos cuando sea adulta.

Los profesores de la FOOT, Jesús Armengol y Lluïsa Quevedo, han dirigido la tesis doctoral de Jaume Pauné. La lentilla ya se encuentra a la venta en ópticas. Antes ha superado una etapa previa de validación científica. Para ello se han hecho estudios clínicos en un centenar de pacientes del Centre Marsden, vinculado a la Cínica Teknon de Barcelona. La propia Facultat d'Òptica i Optometria de Terrassa y la Universidade do Minho, en Portugal, también han colaborado en la validación. Tal como señaló Pauné, la nueva lente de contacto puede servir para evitar problemas oculares importantes que están asociados a tener un número elevado de dioptrías. Es el caso, por ejemplo, del desprendimiento de retina, las cataratas o del glaucoma -hasta el próximo sábado, por cierto, se celebra la semana mundial de esta enfermedad-.

Pauné también recordó que la miopía es el defecto de visión más común en el mundo, además de resultar la quinta causa de ceguera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook