SALUD

Campaña de concienciación en la Semana Mundial del Glaucoma

08.03.2016 | 04:22
Los chequeos anuales son necesarios para un diagnóstico precoz.
Los chequeos anuales son necesarios para un diagnóstico precoz.

El glaucoma es una patología que afecta al nervio óptico de manera total e irreversible y que puede obedecer a varias causas. No obstante, el factor de riesgo más importante para padecerla es tener elevada la presión intraocular.

La habitual oscila entre 10 y 21 mmHG, aunque varía a lo largo del día debido a los ritmos hormonales. Los profesionales advierten que, sin embargo, padecer hipertensión ocular no es sinónimo de glaucoma, pero sí de aumentar los controles. Así lo recuerdan en la Semana Mundial del Glaucoma que se celebra hasta este sábado.

En España, la sufren más de un millón de personas. A nivel mundial cada año se registran 2,4 millones de nuevos casos y hay alrededor de 60 millones de personas con esta enfermedad ocular crónica e irreversible que conlleva la pérdida progresiva de la visión.

Solo se manifiesta cuando el paciente ha perdido al menos el 40% de la visión periférica del ojo. Se trata de una patología que, prácticamente, carece de sintomatología y que se cronifica lentamente, a lo largo de meses o años. Sin embargo, también hay casos en que sorprende por su rápida evolución. El 90% de pérdida de visión podrían evitarse con diagnóstico temprano.

Prevención precoz y revisiones
En la actualidad es la segunda causa de ceguera irreversible en el mundo y se calcula que, en el año 2020, habrá cerca de 80 millones de persona que la padezcan. Por esta razón, la labor del óptimo-optometrista y del oftalmólogo es fundamental es fundamental.

Según Elvira Jiménez, óptico-optometrista, los casos diagnosticados aumentan constantemente. "Deben tener especial cuidado las personas cuya presión intraocular sea elevada, aquellas que cuenten con antecedentes familiares, padezcan hipertensión, las que se encuentren en una edad avanzada, los afectados por miopía severa que ya hayan padecido otros traumas oculares, personas diabéticas o de raza negra ." Jiménez, máster en investigación clínica de Alain Afflelou, considera que deben estar alerta "los pacientes que tomen medicamentos como corticoides, antidepresivos o hipotensores."

Un proceso fisiológico
El ojo sano tiene un líquido denominado humor acuoso que circula en el interior de la parte frontal, mientras que otra cantidad igual sale del mismo. En los enfermos de glaucoma este líquido no se desprende de forma correcta y provoca que la presión del líquido que permanece en el ojo aumente hasta el punto de dañar el nervio óptico. Si esto sucede, las células responsables de la visión mueren, provocando ceguera. La mayoría de los tratamientos van encaminados a aumentar el drenaje y, en algunos casos, a disminuir la producción de humor acuoso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook