Barcelona y Vacarisses, antecedentes

02.03.2016 | 08:13
Barcelona retiró el busto del rey Juan Carlos I en julio pasado.
Barcelona retiró el busto del rey Juan Carlos I en julio pasado.

La polémica en torno a la decisión del Ayuntamiento de Terrassa de hacer desaparecer el busto del Rey de la sala de plenos no es nueva en Catalunya. En julio pasado, Montcada i Reixach, un municipio cuya alcaldesa es Laura Campos (ICV-EUiA), aprobó retirar la fotografía de Felipe VI del salón de plenos. Justo un día antes, el Ayuntamiento de Barcelona gobernado por Ada Colau eliminó el busto del rey Juan Carlos I de la cámara, donde permanecía a pesar de que el monarca había abdicado hacía meses. Más tarde se modificó el Reglamento Orgánico Municipal para que el Consistorio barcelonés fuese el que pudiera decidir sobre su propia simbología. En octubre, Badalona (gobernada por Guanyem Badalona en Comú) retiró la foto de Felipe VI del plenario. Mientras que, en un ámbito aún más cercano, Vacarisses colocó ese mismo mes una foto del monarca de un tamaño ínfimo en la sala de plenos. La Delegación del Gobierno demandó a Vacarisses, Barcelona, Badalona y Torredembarra por los hechos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook