Terrassa contará con una bolsa de locales comerciales

29.02.2016 | 04:23
Álex Rodríguez (PP) tomó posesión del cargo de concejal.
Álex Rodríguez (PP) tomó posesión del cargo de concejal.

La sesión plenaria correspondiente al mes de febrero, que tuvo lugar el jueves pasado, puso sobre la mesa la necesidad de impulsar el comercio de proximidad en la ciudad. Y lo hizo en el marco del debate que se ha abierto en los últimos meses a raíz de la sucesión de aperturas de cadenas de supermercados y del anuncio de nuevos proyectos, como el del centro comercial Terrassa Plaça, en el sector de Montserrat, o la propia reconversión de Parc Vallès.
La reunión acabó con una propuesta concreta. La de hacer un estudio que identifique cuáles son las calles y los barrios de Terrassa donde la oferta de tiendas pequeñas es menor. La idea es definir una serie de áreas prioritarias en la ciudad en las que fomentar, de una forma específica, el pequeño comercio. Todo a través del citado estudio que, además, localizará aquellos locales de planta baja donde pudiera instalarse una tienda.

La moción, que fue concebida en su origen por TeC y a la que pronto se sumó la CUP, recibió el respaldo de todos los grupos menos del PP. El concejal popular Álex Rodríguez, que precisamente tomó ayer posesión del cargo en sustitución de Gabriel Turmo, se desmarcó de la moción al considerar que "tenía un tono demasiado beligerante contra las grandes superficies".

Urbanismo
Para fomentar el pequeño comercio en zonas de Terrassa donde éste escasea, el Ayuntamiento creará una bolsa de locales accesibles. Es decir, los propietarios de locales que sean susceptibles de albergar una actividad comercial podrán incluirlos en esta bolsa, a la que también podrán acudir quienes deseen montar un negocio.

La idea se asemeja al proyecto que, a principios del año pasado, la A VV de Can Tusell desarrolló en colaboración con el Esplai La Fábrica en este barrio. La entidad vecinal puso así en contacto a emprendedores y propietarios de locales para revitalizar la vida comercial del área norte de Can Tusell.

Además, la moción respaldada el jueves pasado (a cuyo redactado también acabó contribuyendo el equipo de gobierno) contempla una segunda vertiente, la que hace una referencia velada a la posible instalación de nuevas grandes superficies en Terrassa. En este sentido, el pleno dio luz verde a estudiar qué suelo urbano hay en la actualidad disponible en Terrassa donde puedan instalarse grandes superficies. En concreto, las que ocupen un tamaño superior a 800 metros cuadrados. Tras elaborar este estudio, cuyo plazo de finalización se ha fijado en un mes, el acuerdo pide analizar qué instrumentos urbanísticos concretos han de aplicarse en aquellos terrenos donde legalmente pudieran establecerse esas nuevas grandes superficies.

De este modo, el texto hace una alusión indirecta a posibles revisiones puntuales del Plan de Ordenación Urbanística Municipal (POUM), uno de los instrumentos que el Consistorio tiene para gestionar la eventual llegada de más supermercados o grandes marcas comerciales a Terrassa. Un POUM que se aprobó en 2003, en un momento en que el crecimiento económico y demográfico de la ciudad hacía prever un futuro con unas ambiciosas expectativas comerciales. Un pronóstico que los años de crisis económica se han encargado, cuando menos, de mitigar.

Valoraciones
Pese a que sólo el PP se desvinculó de la propuesta, el resto de grupos dieron un sí, aunque con distintos matices. El portavoz de TeC, Xavier Matilla, presentó la moción y argumentó que tenía la virtud de "detectar cuáles son los barrios que han perdido comercio en los últimos tiempos para tratar de reactivarlos". Maria Sirvent, de la CUP, indicó que una vez hechos los estudios "se verá que es cuestión de voluntad política aplicar determinados procedimientos urbanísticos para regular el comercio en la ciudad". Mientras, el edil David Aguinaga (Ciutadans) sugirió que la bolsa de locales también albergue viveros de empresas.

En nombre de Convergència, Miquel Sàmper anunció su apoyo a la propuesta, si bien indicó que "tal vez los plazos de tiempo estipulados para elaborar los estudios son demasiado breves".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook