Los partidos pedirán que se acabe el tramo Abrera-Terrassa del IV Cinturó

26.02.2016 | 08:35
Una de las obras actuales pasa por construir dos túneles gemelos a la altura de Olesa.
Una de las obras actuales pasa por construir dos túneles gemelos a la altura de Olesa.

Los grupos políticos con representación en el Ayuntamiento de Terrassa exploran llegar a un consenso sobre el IV Cinturó tras la visita que hace unos días realizó la ministra de Fomento a Viladecavalls, y en la que consideró prioritaria la entrada en servicio de la infraestructura. El conjunto de los grupos municipales se han dado un margen de un mes para consensuar una postura unitaria sobre el futuro de la infraestructura, después de haber debatido el tema en comisión informativa durante este febrero.

El acuerdo pasaría por reclamar con una voz común la finalización del tramo Abrera-Terrassa, puesto que hay posiciones diversas sobre la idoneidad de acabar la infraestructura en su totalidad, que en su trazado original debe ir de Abrera a Granollers pasando por Terrassa.

El portavoz del grupo municipal de ERC, Isaac Albert, ya anunció la semana pasada en una rueda de prensa que los grupos políticos tratan de dar con una posición tan unitaria como sea posible sobre el proyecto de la B-40.

El republicano explicó que en comisión informativa se había hablado del IV Cinturón a raíz de la presentación del informe realizado por el Institut Cerdà a petición de Cecot y la Diputación de Barcelona. El texto estima que la entrada en funcionamiento del tramo Abrera-Terrassa de la B-40 representaría un impacto económico positivo a nivel de Catalunya cifrado en un total de 252 millones de euros.

Puntos comunes
Tras escuchar la posición de cada partido al respecto, ERC ve probable que se llegue a un acuerdo para reclamar conjuntamente la finalización del enlace. Fuentes republicanas indican que el consenso de mínimos podría pasar, además de por pedir que terminen las obras entre Abrera y Terrassa, por solicitar que el tramo conecte con las autopistas C-16 y C-58, y por reclamar un tercer carril para esta última vía. Aunque el posible acuerdo está ya bastante avanzado, los grupos municipales han decidido dejarse de plazo hasta el pleno de marzo para definir por completo un posicionamiento conjunto.

En palabras del portavoz de ERC, Isaac Albert, el acuerdo de mínimos "puede ser para nosotros un punto y final, para otros un punto y aparte, y para otros un punto y seguido. Pero al menos hasta este punto llegamos juntos y situamos a la ciudad en una centralidad en el país que es muy importante", en referencia al impacto económico que acabar el enlace entre Abrera y Terrassa puede suponer.

La búsqueda de una posición común en torno a la B-40 llega sólo unos días después de que la ministra de Fomento, Ana Pastor, visitara las obras de la infraestructura viaria que se llevan a cabo a la altura de Viladecavalls. La representante del Gobierno consideró preferente la entrada en funcionamiento del IV Cinturó y anunció un aporte extraordinario a los presupuestos para que la B-40 esté lista cuanto antes. Si bien el equipo técnico de la obra estima que la puesta en marcha del eje viario no será una realidad hasta 2019.

La ministra también informó de la próxima licitación de un estudio informativo para el tramo de autovía entre Terrassa y Granollers, con la intención de reactivar las obras. Una propuesta, la de completar la B-40, que no genera consenso entre los partidos terrassenses.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas