Pere Calders y Carmen Laforet, en las pruebas de 4º de ESO

17.02.2016 | 04:21
Alumnos de El Cim, concentrados en la prueba de 4º de ESO de matemáticas, ayer.
Alumnos de El Cim, concentrados en la prueba de 4º de ESO de matemáticas, ayer.

Una narración titulada "Accident de Treball", de Pere Calders, y un fragmento de "Nada" de Carmen Laforet formaron parte del contenido de los exámenes de lengua catalana y castellana de las pruebas de 4º de ESO que arrancaron ayer por la mañana en los centros educativos de Catalunya. Superadas estas dos comenzó el de matemáticas con cuestiones a resolver sobre numeración, cálculo, relaciones y cambio, estadística y geometría.

La evaluación, que mide las competencias básicas de los alumnos, se celebra desde hace cinco años y se desarrolla en dos días. En esta ocasión, la conselleria de Ensenyament ha introducido dos novedades: una, se implanta una prueba sobre ciencia y tecnología y dos, la prueba de lengua extranjera se amplia al alemán además del inglés y francés. Las pruebas en este final de etapa de la secundaria obligatoria afectan a un total de 67.719 alumnos en Catalunya, de los que 9.070 estudian en el Vallès Occidental y de estos hay unos dos mil que lo hacen en Terrassa.

En el primer día de exámenes, este diario estuvo en la Escola El Cim para recabar impresiones de alumnos y docentes. Meritxell Guix, Jaume Giol y Júlia Solanas, coincidieron en señalar que "los tres exámenes realizados (catalán, castellano y matemáticas) han sido más fáciles de lo esperado". Para los tres, los textos literarios no presentaban dificultad en su comprensión por lo que esto facilitaba las preguntas de gramática y vocabulario. Los tres añadieron que les había gustado más la redacción de la prueba de catalán que la de castellano. La propuesta, en el de catalán, era si es posible hacer amigos sin las redes sociales mientras que en la de castellano se centraba en la comunicación sobre humanos y animales. Meritxell, Jaume y Júlia agregaron que el de matemáticas tampoco revestía complicación alguna. En su turno, los profesores del centro, Raquel Hostalet, de lenguas, y Agustí Pablos, de matemáticas, manifestaron que eran pruebas adecuadas al nivel que corresponde por lo que no esperaban muchos suspensos. La directora Maria Teresa Claret confirmó esa percepción a primera vista. Para Claret, las pruebas de competencia básica en 4º de ESO externas (también se hacen en 6º de primaria) son una buena herramienta porque sirven para orientar y corregir y para informar a la familia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook