Una falsa alarma de fuego obliga a evacuar el Ayuntamiento

12.02.2016 | 04:22

Ni hecho a propósito. Ayer, exactamente una semana después de que el Ayuntamiento fuese desalojado en un ejercicio de simulacro de incendio, los trabajadores del Consistorio debieron abandonar a toda prisa los edificios municipales del Raval de Montserrat y la plaza Didó porque saltó la alarma de fuego. Era una falsa alarma.

Ocurrió a la 1.30 de la tarde. Al parecer, según la información que trascendió, la alerta se activó a resultas de los trabajos de soldadura que unos operarios efectuaban en un cuarto de mantenimiento. La noticia cundió y en unos segundos se inició la evacuación tanto del edificio consistorial del Raval de Montserrat como del inmueble anejo en el que están ubicadas otras dependencias municipales. En unos quince minutos, una vez comprobado que no había incendio alguno, los empleados desalojados pudieron regresar a sus puestos de trabajo.

Simulacro hace una semana
Hacía una semana que los trabajadores, más de trescientos, habían llevado a cabo un simulacro de emergencias que llenó el Raval de dotaciones de Policía Municipal y de bomberos, y la plaza Didó de empleados evacuados. Personal sanitario llegó a "atender" a heridos en la plaza Didó.

El ejercicio fue coordinado por ochenta trabajadores formados de manera específica en un plan de autoprotección que ayer, esta vez de manera no programada, experimentó una segunda prueba.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook