Fuego en una cocina por un vertido de amoníaco

11.02.2016 | 04:22

El amoníaco cayó en la vitrocerámica, aún caliente, y a raíz de ese contacto surgió, al parecer, la llamarada que acabó quemando parte de una cocina el martes en una vivienda de la carretera de Castellar. El dueño de la casa intentó apagar el fuego con un edredón, pero el incendio se avivó. Al final sí pudo sofocarlo él mismo, por lo que los bomberos no debieron intervenir salvo para inspeccionar la estancia afectada.

El incendio se produjo a 8.30 de la tarde en un piso, un segundo, de la carretera de Castellar, a la altura del barrio de Vallparadís. Los bomberos recibieron una llamada, que ya informaba de la extinción del fuego, y enviaron a una dotación al edificio. Avisaron a la Policía Municipal, que también comisionó a una unidad. Llegaron los Mossos d'Esquadra y una ambulancia.

En efecto, el incendio ya había sido apagado, por lo que los bomberos se limitaron a revisar la cocina y comprobar que la extinción era definitiva. Los servicios sanitarios no debieron intervenir porque, en principio, nadie resultó herido. Según la información que ha trascendido, el fuego se generó por un contacto químico entre el amoníaco que el morador usaba para limpiar la cocina y la vitrocerámica, caliente. El líquido se derramó sobre la placa, y ese fue el origen, parece, del incendio, de la primera llamarada. El uso de un edredón para sofocarla no la sofocó, y el fuego afectó al techo y a muebles de la cocina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook