La CUP rechaza el nuevo centro comercial

09.02.2016 | 04:21

La CUP insta al Ayuntamiento de Terrassa a utilizar las medidas legales en el ámbito urbanístico y de ordenación del territorio que tiene a su alcance, para "impedir la vampirización y canibalización del comercio local " que a su juicio provocará la apertura de una nueva superficie comercial de 56 mil metros cuadrados junto a Eroski. La formación rechaza abiertamente la apertura de nuevos macrocupermercados y centros comerciales en la ciudad, un fenómeno "a golpe de talonario y permitiendose acumular pérdidas durante los primeros años a costa de destruir el comercio local". El partido alerta que el fenómeno, que suma varias implantaciones de mediana y gran superficie en pocos meses en Terrassa, "empeorará las condiciones laborales de los trabajadores y los beneficios "no revertirán en la ciudad"

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook