El Porronet gana el concurso de comparsas de la rúa

08.02.2016 | 12:54
El Porronet gana el concurso de comparsas de la rúa
La espectacular comparsa de El Porronet
La espectacular comparsa de El Porronet

La entidad El Porronet, una clásica del carnaval terrassense, se proclamó el sábado por la noche ganadora del concurso de comparsas de la rúa adulta del XXXXIX Carnestoltes de Terrassa. El jurado otorgó el primer premio a su escatológico montaje "Mirat el cul cipot", presidido por grandes máscaras en el vehículo, y en el que sus numerosos integrantes intentaban hacer lo que les exigía el título a ritmo de Village People.
El segundo premio fue para Amics x Sempre por su comparsa sobre el reciclaje, cuyos miembros lucían infinidad de latas y desechos. El tercero correspondió a Sants Ovaris por "Namastoy hasta el coño", comparsa en la que fusionaban las formas multibrazos de las diosas hindues con el abnegado espíritu de las amas de casa.
El resto de los diez galardones fueron otorgados, por este orden, al Social "Zorrialeros"; Drunites ("Netejem a fons la merda del món"); Prodis-Fupar ("Tirem la canya!"); Esplai Bon Aire ("Shhht", la comparsa silenciosa); Groc Cridaner ("Jocs de Trons Jo de Te"); La Llanterna ("Kabunik és Xhangay", de ambiente chino) y Antoninots ("Antoninots"). Asimismo, se hizo entrega de un premio honorífico a La Llanterna.

Un cap de boira
El Rey Carnestoltes llegó a Terrassa a media tarde del sábado, Dalai Li Mama se personó en la estación del Nord para encaramarse al vehículo que le había montado la entidad Rives Triple Sex, encargada de la comparsa oficial de este año. Fue subir y ponerse en marcha, pocos minutos antes de las seis de la tarde, y el Carnestoltes de Terrassa había comenzado. Detras, por la calle de Cervantes en ruta hacia la Rambla d´Ègara, Sa Majestat era seguida por el jurado (este año disfrazados de cerveceros alemanes) y otras 31 comparsas, que competían en esplendor, originalidad y animación. Las temáticas, como siempre, de lo más diverso e inesperado. Mochuelos, gatos, corazones, diosas hindues, chinos, churros, personajes de "Juegos de Tronos" y "El Zorro", tarjetas de Caja Madrid, hippies, autos de choque, diablesas sexy, gallinas, muertos vivientes y pescadores, entre otros, recorrieron las calles ante las miradas divertidas de un numeroso público, en buena parte también disfrazado.
Una suave llovizna comenzó a caer a las 6.30 de la tarde, cuando Dalai Li Mama cantaba "Amics per sempre" al paso de su comparsa ante el Mercat de la Independència. "No os asustéis por la lluvia, que esto es solo un ´cap de boira´", dijo el presentador de la ceremonia de apertura en el Raval de Montserrat (y tuvo razón), antes de dar paso al pregón de Cesc Serrat. Una transgresora invitación a la fiesta que acabó con vivas a"la nostra ciutat", "la nostra república" y el "nostre carnaval", y aplausos generalizados. Tras la entrega a Aitor Prieto del premio como ganador del concurso del cartel, llegó al Raval la comparsa con Dalai Li Mama. Pocos minutos después, el Rei Carnestoltes estaba en el balcón del Ayuntamiento y blandía en lo alto las "llaves" de la ciudad: un enorme aparato viril de plástico hinchable. Dalai Li Mama proclamó "la gran mamada" y su discurso (que llevaba escrito) fue toda una antología de dichos y aforismos sobre el tema. "Ya tenemos las llaves. La ciudad es nuestra", concluyó. Tras regresar a su carroza, Dalai Li-Mama continuó con su recorrido triunfal. A partir de ese momento, todas las comparsas irían pasando ante la severa mirada del jurado, que tenía instalada su cervecería en el Raval de Montserrat. Su decisión se daría a conocer en el Ball de Màscaras de la noche, en el Recinte Firal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook