El Carnestoltes bate su récord de participación con 59 comparsas

08.02.2016 | 04:21
"Desmadre al Vaticà", la temàtica del "Tajastoltes" de Diables que ayer recorridó las calles del centro.
"Desmadre al Vaticà", la temàtica del "Tajastoltes" de Diables que ayer recorridó las calles del centro.

Eran las seis de la tarde de ayer cuando, en la Plaça Vella, comenzaron a escucharse tambores. Los tocaba un grupo de jóvenes que inmediatamente entraron en la plaza por la calle de Gavatxons. Sumarían una veintena, ataviados con indumentaria blanca y púrpura, cruces, falsas tonsuras, algunas chicas disfrazadas de monja embarazada, con etiquetas con alguno de los siete pecados capitales; detras, tres chicos que iban de guardias vaticanos, un carro con un disfrazado de papa y otro con una calavera crucificada. Se trataba del "Tajastoltes" de Diables de Terrassa, ya una tradición del viernes de carnaval, este año titulado "Desmadre al Vaticà" y acompañado por el grupo de batucada Karabassa.

Llegados al centro de la plaza, el "papa" gritó: "bienaventurados hermanos y hermanas. !Qué comience el Carnestoltes!" Lo que sí comenzó fue una batucada, acompañada por algunos pequeños equilibrios de fuego. El "Tajastoltes" es un recorrido por los bares del centro, y el primero de la lista era el Grinzing, en la misma Plaça Vella. Aún está cerrado, por el incendio sufrido el pasado 19 de enero, pero sus responsables pudieron servir vasos de cerveza, en la puerta, a los diablos vaticanos. Eran las seis y veinte de la tarde, y a "Desmadre al Vaticà" le quedaban por delante otros cuatro establecimientos y una fiesta final sorpresa, y casi siete horas de ruta.

In crescendo
Sa Majestat Rei del Carnestoltes Dalai Li Mama llegará hoy a Terrassa para presidir lo que puede ser su edición más multitudinaria. En la década de 2000, las comparsas que participaban en la rúa no pasaban de las treinta. Su número ha ido aumentado en los últimos años. En 2014 fueron 37, en la pasada edición, 47, y en este 2016 son nada menos que 59. En la rúa adulta de hoy participan 35, incluyendo la oficial que lleva a Dalai Li Mama (a cargo de la Entitat Cultural Rives Triple Sex) y la del jurado (y hay una formada por tres grupos distintos), informó ayer Mascarada, la entidad que organiza el Carnestoltes de Terrassa. Veintiocho de ellas también desfilarán en la rúa de mañana, que cuenta con veinticuatro comparsas exclusivas, entre ellas la oficial infantil, a cargo de la Ampa de la Escola Nova Electra, asimismo encargada de leer el pregón.Las inscripciones quedaron cerradas ayer, aunque siempre puede haber grupos de disfrazados que se sumen a la rúa (por supuesto, quedan fuera del concurso).

La llegada de la primera comparsa con Dalai Li Mama al Raval de Montserrat está prevista aproximadamente a las 6.45 de la tarde. Comenzará entonces la ceremonia de apertura de las fiestas, en la que el alcalde Jordi Ballart entrega las llaves de la ciudad al Rey Carnestoltes, tiene lugar la lectura del pregón y se da el premio al ganador del concurso de cartel (Aitor Prieto).

Una vez finalizada la rúa, a las diez de la noche, el Recinte Firal de Terrassa acoge la cena para los miembros de las comparsas. Participan en ella mil comensales. No son todos los integrantes de todas las comparsas, que suman unas tres mil personas. Las que no van a cenar suelen acercarse al lugar a partir de las once. El Ball de Mâscaras comenzará a la una de la madrugada, con la entrega de premios de la rúa; después, actuaciones de Killing Hits y Los Pollos Hermanos.

También a la una de la madrugada se abre la puerta del Recinte Firal al público, aunque hay que tener en cuenta que su aforo es de tres mil personas. Esto es, que a medida que los miembros de las comparsas vayan marchando, podrán ir accediendo al recinto nuevos asistentes. Las entradas tienen un precio de seis euros. No se admiten personas que no vayan disfrazadas, ni menores de 16 años sin la compañía de su tutor legal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook