DIARI DE TERRASSA

Ensenyament fijará los recursos para los niños con necesidades específicas de escolarización

02.02.2016 | 13:04
Alumnos del Centre d´Educació Especial El Pi y Joaquima de Vedruna, en una actividad compartida.
Alumnos del Centre d´Educació Especial El Pi y Joaquima de Vedruna, en una actividad compartida.

El segundo trimestre escolar empieza con novedades. El departamento de Ensenyament prepara un decreto para favorecer la atención educativa del alumno en un sistema inclusivo. El proyecto de este decreto, que se presentará este mes en el Consell Escolar de Catalunya, va acompañado de un documento de orientaciones y materiales para los docentes y profesionales de las aulas.

Ensenyament ha explicado que "este decreto tendrá una visión global del sistema, graduará los diferentes recursos que debe recibir un alumno para tener éxito escolar y, en los casos más intensificadores de recursos, dirá cómo y cuándo los debe tener". Recordó también que en 1997 se publicó el anterior decreto que "trataba el apoyo que necesitaban los chicos y chicas con necesidades específicas de gran dificultad" y que la nueva propuesta que se pone en marcha quiere "garantizar que todo el sistema, que ya ofrece estos recursos, ofrezca un itinerario a todo el alumnado, inclusive la etapa posobligatoria y la que precede a la profesionalizadora".

El decreto incluye dos novedades importantes. Una de ellas es que los dictámenes que realizan los equipos de asesoramiento psicopedagógico (EAP) de la administración se facilitarán a los padres. La otra novedad es que estos informes serán vinculantes y que permitirá a las familias conocer cuáles son los recursos a los cuáles tiene derecho el alumno para poder ser incluido en la escuela ordinaria.

Refuerzo docente
La conselleria ha subrayado que "este era un hecho muy reivindicado por las familias. Lo hemos trabajado con profesionales y muchos sectores. Nos dará seguridad a la hora de escolarizar un alumno en los centros ordinarios para que el mismo pueda recibir todo el apoyo necesario".

Para mejorar la atención educativa a los alumnos con necesidades específicas de apoyo educativo e impulsar la escuela inclusiva, el departamento ya hizo una ampliación de 360 profesionales: 56 técnicos de educación infantil, 93 técnicos de integración y 211 educadores para las unidades de apoyo a la educación especial. La ex consellera, Irene Rigau, remarcó en su día que "estos apoyos deben continuar ampliándose y también la parte de Formación Profesional, para dar respuesta a los objetivos de la ley de FP en los que todo alumno tiene derecho a una formación profesionalizadora".

Otra de las novedades del decreto es regular de un modo oficial unidades que ya funcionaban y que han aumentado mucho en los últimos años como son las USEE (unidades de soporte de alumnos con necesidades educativas especiales). Terrassa cuenta con estas unidades en varios centros de primaria y también de secundaria. También se incorporan los Centros de educación especial proveedores de servicios y recursos (CEEPSIR) y el Servicio educativo específico para alumnos con trastornos generalizados del desarrollo y la conducta (SEETSiC). El documento de Ensenyament titulado "De la escuela inclusiva al sistema inclusivo", desarrolla seis aspectos claves. El primero trata de una escuela para todos; el segundo, del proyecto educativo a la propuesta pedagógica de centro; la organización y la gestión del currículo y de las medidas educativas; el tercero, de la comunidad educativa y apertura al entorno; el cuarto, itinerarios personalizados y escolarización; el quinto, el trabajo en red y, el último, elementos para la reflexión y autovaloración de los centros. Por lo que hace referencia a los principios que fundamenta esta nueva propuesta de escuela inclusiva, son el reconocimiento de la diversidad como un hecho universal, el sistema inclusivo como la única mirada posible para dar respuesta a todos los alumnos, la personalización del aprendizaje, la igualdad de oportunidades para que cada alumno pueda lograr los retos educativos, la participación y corresponsabilidad y la formación del profesorado para promocionar oportunidades de crecimiento colectivo y desarrollar proyectos compartidos.

Asimismo, estas orientaciones establecen un serie de medidas para dar respuesta a las necesidades de todos los alumnos, tanto por lo que hace referencia a los aprendizajes como a la regulación del comportamiento. En relación a estas medidas, la conselleria de Ensenyament explicó que cuando se "detecta un posible trastorno en el aprendizaje, el sistema debe tener previsto qué tipo de ayuda le ofrece la escuela ordinaria, como es el recurso personalizado o los programas intensivos de mejora secundaria". Pero que, en caso de medidas y apoyo adicional, añadió que "ya se necesita una ayuda específica porque hay un trastorno de conducta importante o cognitivo o sensorial. Entonces hay que analizar en qué grado se puede estar en la escuela ordinaria y cuáles son las medidas y los recursos que damos a este centro para la atención necesaria".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas