SUCESOS

Queda en estado crítico al respirar el humo de un incendio

29.01.2016 | 08:37
Rellano del edificio de Can Palet donde tuvo lugar el incendio el miércoles por la noche.
Rellano del edificio de Can Palet donde tuvo lugar el incendio el miércoles por la noche.

Un incendio en una cocina, en Can Palet, causó tres intoxicados el miércoles por la noche: uno de ellos, un hombre, se encontraba en estado crítico al haber inhalado gran cantidad de humo, según fuentes sanitarias. Las otras dos víctimas, un bebé de 10 meses y una joven de 21 años, sufrieron intoxicaciones menos graves.

Eran las 9.30 de la noche. Las sirenas de dotaciones de emergencias empezaron a sonar de manera insistente camino de Can Palet. La policía y los bomberos hacían recibido comunicaciones de urgencia sobre un incendio en un piso, en la calle de la Duquessa de la Victòria. Varios testigos llamaron a la Policía Municipal. Algunas personas hablaban de una posible explosión de gas que luego fue descartada. El 112 activó la salida de unidades de bomberos y de ambulancias.

Llegaron coches patrulla de la policía local, y de los Mossos d'Esquadra, y dos dotaciones de Bombers de la Generalitat, y unidades del SEM. Varios vecinos del bloque de pisos bajaron a la calle por propia iniciativa, mientras otros, la mayoría, quedaron confinados en sus domicilios.

Los bomberos entraron en la vivienda, un segundo, para sofocar las llamas, que acabaron devastando la cocina. Al parecer, según los primeros indicios, la génesis del fuego estuvo en una sartén que se prendió, y luego las llamas devoraron la campana extractora, y un mueble, y otro, y quemaron el techo, del que cayeron fragmentos de yeso. El resto de la vivienda quedó afectado por el humo.

Y por respirar la humareda amontonada fueron atendidas tres personas. Un hombre de 39 años, al parecer el titular del piso, resultó intoxicado. El personal sanitario debió entubarlo debido a la grave afectación en las vías respiratorias, y una ambulancia lo trasladó a Mútua Terrassa. A tenor de las primeras informaciones médicas, su estado era crítico. En Mútua lo ingresaron en la UCI.

Un bebé y una mujer joven
Las otras dos víctimas, que también fueron trasladadas a Mútua, tenían un pronóstico más halagüeño, en principio: menos grave. Eran un bebé de unos 10 meses de vida y una mujer de 21 años.

Las unidades de bomberos se marcharon una hora después del aviso de emergencias. A las 10.30 se levantó el cordón policial y se reanudó el tráfico rodado en la zona, pues agentes de la Policía Municipal habían cortado la circulación de vehículos por la calle de la Duquessa de la Victòria y la del Sindicat. Un familiar de los moradores se hizo cargo de la vivienda dañada y los vecinos que habían desalojado sus domicilios regresaron poco a poco a sus hogares.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook