SUCESOS

Le retiran el coche y se autolesiona en Egarvia

28.01.2016 | 13:43
Grúa de Egarvia en las inmediaciones del depósito de esta empresa municipal.
Grúa de Egarvia en las inmediaciones del depósito de esta empresa municipal.

Unos policías se vieron obligados ayer a esposar a un conductor para evitar que siguiese autolesionándose, alterado como estaba, sobremanera, porque una grúa de Egarvia le había retirado el coche. Tanto les costó a los agentes reducir al hombre, y colocarle las esposas, que uno de los guardias resultó también lesionado.

La escena se vivió ayer a primera hora de la tarde en la sede de Egarvia, la empresa municipal de retirada de vehículos y de gestión de la zona azul, en la calle de Sant Sebastià (Segle XX). El hombre, de origen magrebí y de 53 años, entró en el depósito. Entró nervioso, presa de la exasperación, porque había dejado su coche estacionado y una grúa municipal se lo había llevado. Quería recuperarlo, pero para eso debía pagar.

En apariencia desesperado, se puso agresivo, pero consigo mismo. Comenzó a darse golpes y desde Egarvia se llamó a la Policía Municipal para que interviniese, para que tratase de parar aquella situación de paroxismo. Unos agentes se desplazaron a la calle de Sant Sebastià. A su llegada, el hombre estaba en el suelo, tumbado, y parecía en estado de semiinconsciencia debido, al parecer, a los golpes que se había infligido.

La policía dio aviso a servicios sanitarios, y una ambulancia se presentó en el depósito de Egarvia. El afectado se incorporó, miró y observó la presencia de los guardias, y, arrebatado, reemprendió la sarta de golpes. Se dio contra el suelo una y otra vez, y los agentes debieron intervenir para impedir que prosiguiesen las autolesiones.

A Mútua
Se agacharon, intentaron controlar al individuo, que se retorcía con fiereza, y tras esfuerzos ímprobos consiguieron inmovilizarlo y maniatarlo en aras de su propia seguridad. Fue colocado en una camilla y trasladado en ambulancia a Mútua. Uno de los agentes había sufrido lesiones, parece que leves.

El hombre no fue detenido ni imputado, pero la policía sí abrió diligencias informativas para poner los hechos en conocimiento del juzgado pertinente a fin de que el órgano judicial determine si procede actuar o no.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook