Ciutadans pide crear una zona única de escolarización

28.01.2016 | 05:40
Alumnos en una escuela. Actualmente, el mapa escolar está dividido en cuatro zonas.
Alumnos en una escuela. Actualmente, el mapa escolar está dividido en cuatro zonas.

Ciutadans (C´s) de Terrassa propone, a través de una propuesta que presentara en el pleno de hoy, la creación de una zona única funcional de escolarización en lugar de las cuatro que existen en la actualidad. El portavoz del grupo municipal en el Ayuntamiento, Javier González, defiende que "una sola zona simplificaría el mapa escolar y eliminaría las barreras de acceso".

C´s subraya que para esta zona única se respetarían por igual los criterios que se aplican en la actualidad y que están relacionados con la proximidad y la puntuación. Así, se conceden treinta puntos si el domicilio familiar está en la zona de influencia del centro, veinte puntos si está el lugar de trabajo y diez si se encuentra el domicilio de un familiar. González, defiende que la creación de una sola zona de escolarización aportaría ventajas a las familias en varios aspectos. "Sería beneficiosa para las familias que tienen hijos en centros educativos de zonas escolares diferentes y que quisieran reagruparlos en la escuela que no pertenece a la zona de residencia de los padres y también para aquellas familias que cuentan con una renta mínima de inserción y para aquellos alumnos con discapacidad igual o superior al 33 por ciento".

Nuevo escenario
El portavoz asegura que con el cambio que solicitan pretende que estas familias cuenten con libertad de elección y se garantice la máxima igualdad de oportunidades en el acceso a los centros escolares". La petición de Ciutadans surge a pocas semanas de la preinscripción (habitualmente tiene lugar a mediados de marzo) para el nuevo curso 2016-17. En esta ocasión, el proceso se presenta complejo en tanto que es el curso que se verá más afectado por la caída de la natalidad y en consecuencia por la reducción de la demanda de plazas de párvulos de 3 años (P3).

Los datos de la delegación territorial de Ensenyament y del Ayuntamiento apuntan a una caída de trescientas plazas pero ambas instituciones, en reuniones de trabajo, se han comprometido a frenar este número y situarlo en 150 plazas. Asimismo, Ensenyament mostró su voluntad en que esta disminución (que de entrada sólo afecta a la red pública) se haría de forma equilibrada de modo que no comportara cerrar ningún centro.

Este es el escenario con el que trabajaron el entonces delegado territorial de Ensenyament, Lluís Baulenas, y la concejal de Educación, Rosa Maria Ribera. Ambos se habían emplazado a este mes de enero para seguir con la planificación del nuevo curso pero de momento ha quedado aplazado por la renovación de cargos en la delegación (Baulenas ha sido nombrado director general de centros públicos) y a la espera de que se nombre el nuevo delegado territorial en el Vallès Occidental.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook