Jordi Chueca es el nuevo presidente de Amics de les Arts

27.01.2016 | 04:22
Jordi Chueca, nuevo presidente de Amics de les Arts i Joventuts Musicals.
Jordi Chueca, nuevo presidente de Amics de les Arts i Joventuts Musicals.

La asamblea de socios de Amics de les Arts i Joventuts Musicals, celebrada el lunes, se saldó con varios relevos en la junta directiva de la entidad. Después de tres años al frente, Josep Casajuana ha pasado el testigo a Jordi Chueca, quien hasta el momento ejercía como vicepresidente segundo. El nuevo presidente ha nombrado a Montserrat Martínez como vicepresidenta primera, y Albert Novellón pasa a ser vicepresidente segundo. El resto de cargos siguen intactos: Antoni Amorós (tesorero), Ferran Peiró (contador), Dolors Font (secretaria) y Xon Utset (organización interna.)

Josep Casajuana deja el cargo después de un mandato de tres años; habitualmente los presidentes permanecen en el cargo durante períodos de dos años, pero en su caso en 2015 "no había un relevo claro", por lo que tuvo que transcurrir un año para que emergiera una candidatura como la que ahora se ha materializado en el cambio.

El caso de Casajuana también es especial ya que ha sido uno de los dos únicos presidentes que, en los últimos ochenta años, han asumido el cargo en dos ocasiones.

La primera vez que Josep Casajuana fue presidente, en 1999, participó en el impulso del Pícnic Jazz de Vallparadís, pero en otoño de aquel año decidió abandonar el cargo para entrar como diputado en el Parlament. "Realmente no había incompatibilidades, pero moralmente me pareció que no era compatible."

El regreso
En 2010 dejó de ser diputado, y a finales de 2012 Adela Farré le comunicó que debía dejar la presidencia de Amics de les Arts por motivos personales... Fue así como, en 2013, retomó el trabajo al frente de la centenaria entidad.

Echando la vista hacia atrás, Casajuana asegura estar "muy contento" de su gestión al frente de la entidad, después de haber superado momentos difíciles como la sentencia adversa contra su reclamación de la obra de la fachada, o tras haber sido requerido a través del juez el pago de 35 mil euros por las obras de la cubierta y la claraboya, que debían cubrir como propietarios de una parte del edificio (la sala de actos.) Para afrontar esta inesperada deuda, inasequible para las arcas de la entidad, se organizó una ya famosa subasta con la que lograron la colaboración desinteresada de un buen número de artistas o de sus herederos (logrando asismismo la colaboración del Centre Cultural y de algunas familias de Terrassa).; gracias a la cesión desinteresada de las obras llevadas a subasta, se logró saldar la deuda.

Para Casajuana, que la entidad pueda organizar más de trescientos actos al año, gracias en buena parte al voluntariado, es una buena muestra de su excelente estado de salud.

Entre las novedades que conoceremos este año, impulsadas bajo su mandato, destaca la recuperación del premio Montserrat Alavedra de música de cámara (que no se celebraba desde hace tres años), y también se recupera la sección de fotografía, que estará comandada por Clàudia Borràs y por Jaume Llargués.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas