SUCESOS

El detenido por la plantación de marihuana sale en libertad

17.01.2016 | 04:00
Los Mossos d´Esquadra encontraron en el garaje, en Sant Pere Nord, más de mil plantas de cannabis.
Los Mossos d´Esquadra encontraron en el garaje, en Sant Pere Nord, más de mil plantas de cannabis.

El hombre detenido como responsable de una macroplantación de marihuana en un garaje ya está en libertad, aunque con cargos. Los Mossos d'Esquadra lo arrestaron el lunes por la tarde tras descubrir más de mil plantas de cannabis en el local que tenía alquilado, en Sant Pere Nord. El miércoles lo pasaron a disposición judicial y el juez de instrucción decretó su libertad. Al delito contra la salud pública, de tráfico de drogas, se le sumó el de defraudación de fluido eléctrico, pues la ingente cantidad de luz que necesitaba para el cultivo la pinchaba de manera ilegal.

Vecinos de la zona habían puesto en conocimiento de los mossos sus sospechas sobre la existencia de una plantación de hierba en un garaje ubicado en la calle del Camí de Castelllar, que emanaba efluvios de marihuana.

La denuncia la recibió el Àrea Bàsica Policial (ABP) de Terrassa a finales de noviembre pasado, y la unidad de investigación de la comisaría de Can Tusell se puso manos a la obra. Los mossos vigilaron el local, situado en los bajos de un bloque de pisos de cuatro plantas superiores, y acumularon indicios: al del olor a maría se le unió el del ruido que surgía del local, un estruendo continuado como de ventiladores, y la alta temperatura de la pared.

Los investigadores constataron que quien visitaba el garaje lo hacía de vez en cuando, seguramente para realizar comprobaciones del sistema de cultivo.

A principios de diciembre, unos agentes identificaron a dos individuos en un coche estacionado en un vado permanente de la zona vigilada. Les confiscaron cogollos de marihuana y algunos porros. Uno de los identificados era el responsable de la plantación, el hombre que luego, un mes después, acabaría detenido.

El operativo de vigilancia continuó, y el lunes pasado el fuerte viento diseminaba el aroma intenso a cáñamo. Unos policías seguían apostados con discreción en las inmediaciones del garaje, situado cerca de la esquina de la calle del Camí de Castellar con la de Pompeu Fabra.

Vieron a dos individuos acceder al local, y los pararon a la salida. Uno era el dueño de las plantas. El otro, un amigo. El primero admitió que era el responsable del cultivo, y dejó entrar a los agentes para que inspeccionasen el local.

Beneficios
Los mossos encontraron cientos de matas. El recuento arrojó una cifra de 1.022 plantas de maría. El registro de la finca duró unas tres horas y acabó con la intervención de la hierba y de doce ventiladores y treinta luces de alta potencia. Y con la detención del sospechoso, de 37 años, español, vecino de Terrassa, por un delito contra la salud pública y de defraudación de fluido eléctrico, pues el suministro de luz lo conseguía mediante una conexión ilegal. La policía contactó con una compañía de suministro y aquella misma tarde unos operarios acudieron al edificio para cortar el fluido que alimentaba al garaje. En un primer momento no pudieron hacerlo porque el local ya estaba cerrado, y se desconocía dónde estaba pinchada la luz.

Según los cálculos de los mossos, la plantación desmantelada estaba preparada para una recolección trimestral, lo que podría generar más de cincuenta mil euros de beneficio cada tres meses estimando que las plantas decomisadas hubieran producido unos cincuenta kilos de sustancia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook