Josep Rull será el segundo egarense en el Govern de la Generalitat

12.01.2016 | 07:58
Josep Rull aplaudiendo tras la votación en la que Carles Puigdemont fue investido President.
Josep Rull aplaudiendo tras la votación en la que Carles Puigdemont fue investido President.

El President de la Generalitat, Carles Puigdemont, tomará hoy posesión del cargo y una de las primeras tareas de su apretada agenda será nombrar el nuevo Govern de la Generalitat, cuyo diseño dejó cerrado Artur Mas antes de dar un paso al lado y dejar la presidencia en manos del ya ex alcalde de Girona. En el equipo, cerrado desde hace días, figura por segunda vez un egarense y lo hace al frente de la cartera de Territori i Sostenibilitat.

Se trata del coordinador general de CDC, el parlamentario Josep Rull. El político había sonado en las quinielas del Executiu en anteriores ocasiones, pero no ha sido hasta ahora que, en un momento clave para el Procés, el egarense se incorpora al núcleo de poder encargado de cumplir la hoja de ruta que debería culminar en 18 meses con la convocatoria de unas elecciones constituyentes y la aprobación de la Constitución catalana, posteriormente refrendada en referéndum.

Entre los integrantes del nuevo Executiu que han trascendido antes de su nombramiento oficial, previsto para esta tarde o mañana, figura el del ex concejal egarense. Portavoz de la comisión de Política Territorial del Parlament en la VII legislatura, Rull es una de las personas que mejor conoce las infraestructuras del país y los entresijos políticos a los que están sujetas.

Algunas fuentes han apuntado la posibilidad de que, en el nuevo ejecutivo liderado por Carles Puigdemont, el político egarense asuma también la conselleria de Treball y Afers Laborals. En la mayoría de las quinielas, sin embargo, esta cartera se reservaría para uno de los hombres de ERC en el futuro Govern.

Las consellerías de Territori i Sostenibilitat y de Treball i Afers Socials formarán parte de una de las tres macro áreas en las que se estructurará el Executiu, según el esquema que Artur Mas anunció ya en su segundo debate de investidura.

En esta cúpula gubernamental se sitúan el republicano Oriol Junqueras, al frente de la macro área económica. El líder de ERC ejercerá de vicepresidente del Govern y gestionará directamente la Consellería de Economía.

Entre las cuatro consellerías que configuran esa área económica figuran la de Territori i Sostenibilitat (Josep Rull) , la de Treball i Afers Socials, la de Empresa i Coneixement y la de Agricultura, Alimentació, Ramaderia i Pesca. Entre hoy y mañana se conocerán sus titulares.

La segunda gran comisión política será la de Estat del Benestar y la liderará Neus Munté, que repetirá como portavoz del Govern y asumirá personalmente la Consellería de Presidencia. De ella dependerá la Consellería de Salut, que con toda probabilidad dirigirá el ex socialista Antoni Comín y la de Cultura, que pasará a manos de Santi Vila, hasta ahora conseller de Territori. La de Ensenyament sería para la actual consellera de Governació, Meritxell Borràs, y la diputada de ERC y ex secretaria general de UGT, Dolors Bassa, asumiría la carera de Benestar.

El independiente Raúl Romeva será el tercer hombre fuerte del Executiu y el responsable del área institucional, además de conseller de Afers Exteriors. De las tres consellerías que estarán bajo su batuta (Governació, Justicia e Interior) sólo ha trascendido la continuidad de Jordi Jané al frente de la cartera policial. Algunas fuentes apuntan a Carles Mundó (ERC) como futuro conseller de Justicia.

En el avispero del pacto
Al margen de sus dotes como gestor, Josep Rull ha formado parte los últimos meses, y en especial los últimos días, del núcleo negociador del pacto que el sábado culminó, "in extremis", con la retirada de Artur Mas de la carrera hacia la Presidencia de la Generalitat y el nombramiento de Carles Puigdemont.

Como coordinador general de CDC, ha sido el encargado de comunicar la posición del partido en cada momento del largo proceso, de sugerir a la CUP que dividiera su voto para investir a Mas y se mantener públicamente, hasta el último momento, que sin Mas como presidente el país iba a nuevas elecciones. También de reconocer la mala imagen que los negociadores han proyectado ante la opinión pública. "No creo que estemos haciendo el ridículo, pero no estamos dando un buen espectáculo", admitía en noviembre, cuando la negociación ya estaba bloqueada.

Desencallada la investidura, está por ver ahora cual será el papel que Josep Rull jugará en el proceso de refundación y relanzamiento de Convergència Democràtica, al que se incorpora de manera activa Artur Mas.

El regreso temporal de Mas al partido obligará a reajustar el mapa de responsabilidades en el seno de CDC, al frente del cual figura hasta ahora su coordinador general.

En pocas horas se sabrá si el egarense Josep Rull compatibiliza las tareas de gestión en la consellería de Territori i Sostenibilitat con las labores de partido o acaba por renunciar a una de ellas. Ayer, el diputado no quiso hacer declaraciones al respecto y tampoco comentar la inminencia de su nombramiento.
Desencallada la investidura, está por ver qué papel jugará ahora Rull en la refundación de CDC, especialmente tras el regreso de Mas al partido

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas