El Mercat de Sant Pere amplía el espacio exterior para paradas

08.01.2016 | 04:25
Los trabajos, que empezaron ayer, se llevan a cabo en las fachadas norte y sur del mercado.
Los trabajos, que empezaron ayer, se llevan a cabo en las fachadas norte y sur del mercado.

En el Mercat de Sant Pere empezaron ayer unas obras que permitirán ampliar los tendales exteriores del mercado, con el objetivo de dar continuidad a las estructuras que se instalaron en una parte de las fachadas laterales en 2014. El proyecto, que tiene un presupuesto de 127.806,98 euros y ejecutará la empresa Gestión Ingeniería y Construcción de la Costa Daurada (GICSA), contempla también la mejora de una parte de las aceras de los alrededores del edificio.

En el año 2014, se llevó a cabo un proyecto que instaló tendales exteriores en un tercio de las fachadas norte y sur del Mercat de Sant Pere. Con la actuación que se inició ayer, esta instalación se extenderá a toda la longitud de la fachada, reproduciendo las características de la parte ya existente, formada por una estructura metálica y una cubierta de aluminio. De esta forma, la funcionalidad del espacio exterior se ampliará a una superficie de 244 metros cuadrados.

El sentido de toda esta estructura es el de habilitar un porche para la venta de productos propios para el mercado, pero no es el único. La voluntad es que el espacio se pueda utilizar para acoger cualquier actividad pública de exposición, actos sociales o feriales. Aprovechando los trabajos de acondicionamiento de la nueve estructura, se arreglará también la acera de la fachada norte del mercado.

Dos meses
Durante el decurso de las obras, que tienen un plazo de ejecución calculado en dos meses, existe la posibilidad de que se tengan que trasladar temporalmente algunas paradas exteriores. En cualquier caso, el Ayuntamiento de Terrassa asegura que los trabajos se han planificado para minimizar las molestias, tanto para los paradistas como para los usuarios del mercado.

Mientras que algunos comerciantes con parada en el interior del mercado piensan que las obras pueden afectar negativamente a las ventas si no se deja aparcar en los alrededores, Josep Tomàs, encargado temporal de la floristería ubicada en la fachada norte, se muestra contento con el inicio de la intervención. "El mercado y esta zona de Terrassa se han descuidado mucho y en los últimos años han ido envejeciendo. Además, las grandes superficies han invadido al comercio de proximidad", explica Tomás. Piensa que las obras permitirán un "sentido de movimiento más amplio y más seguridad" ya que ahora, cuando un camión aparca ante la parada, queda un espacio de paso muy estrecho "y a la gente mayor no le gusta pasar por ahí". Por eso, aunque la parada pueda verse afectada mientras se realicen los trabajos, cree que las obras serán beneficiosas para el mercado.

De igual manera piensa el churrero Gabi Canales, que tiene parada en el Mercat de Sant Pere desde hace poco más de un año. "Cada vez hay más grandes superficies. La gente va a lo nuevo y el mercado se debe modernizar", opina Canales. "Las obras afectarán la churrería porque habrá polvo", admite el paradista, que es consciente de que a lo mejor tiene que cerrar algún día "pero sólo serán dos meses".

"Todo lo que sea potenciar el mercado y su exterior está muy bien", dice Jessica Guarch, comerciante de frutas y verduras. Considera que el estado de las aceras no es el adecuado y que las obras hacían falta. Espera, además, que los trabajos mejoren la imagen del mercado y que eso atraiga a más compradores. Por su parte, Cristina Cano, de Natura Granel, cree que la actuación supondrá una mejora del barrio de la que se beneficiarán tanto comerciantes como vecinos. "Hacia tiempo que debían hacer estas obras. Será bastante rápido, por lo que creo que no afectarán demasiado", explica.

Dentro de dos meses, cuando se prevé que finalicen los trabajos en el exterior del mercado, se empezarán a ver los resultados. Será a partir de entonces cuando podrá comprobarse si las predicciones de los comerciantes del Mercat de Sant Pere se hacen realidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook