Terrassa puso a la venta décimos por valor de casi 2,7 millones

07.01.2016 | 04:21
Apostantes, días atrás en el centro comercial Eroski.
Apostantes, días atrás en el centro comercial Eroski.

Muchos destinan a la suerte de la Lotería del Niño los reintegros conseguidos en la de Navidad. Lo comido por lo servido, y a probar fortuna en el segundo sorteo más importante del año. Ayer, la tradicional rifa de Reyes repartió 630 millones de euros, el 70 por ciento de lo emitido. El primer premio, noventa millones. El segundo, 33.750.000. El tercero, 11.250.000. En Terrassa, la consignación para la rifa fue de 2.693.520 euros; esto es: casi 13.500 billetes. El año pasado se vendieron en la ciudad 2.143.760 euros, según los datos de la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas.

Las colas a las puertas de algunas administraciones egarenses, sobre todo en las más populares, eran frecuentes días atrás. Había que agotar posibilidades a veinte euros el décimo. De hecho, el Niño se vende con mayor celeridad que la Lotería de Navidad, pues se destina a ello menos tiempo. Los apostantes no compran meses atrás, como hacen muchos para la lotería de Navidad; lo hacen en diez días, o apenas en una semana.

Media española
Cada español se gastó para la cita extraordinaria de ayer una media de 47 euros, dos más que el año pasado, según las estimaciones realizadas por la empresa de gestión de lotería por internet Ventura24.es.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook