Grasas trans, el refrigerio de los niños

05.01.2016 | 04:22
Productos con grasas trans.
Productos con grasas trans.

La sustitución de productos frescos, variados y naturales por otros de elaboración industrial en la alimentación infantil hace que ingieran un alto contenido en grasas trans, unos componentes están incrementando los casos de obesidad en niños. El experto en nutrición Ata Pouramini explica que este tipo de grasas son las que encontramos en aceites procesados para un uso prolongado doméstico, pero, sobre todo, para su uso comercial. Se obtienen de transformar el aceite líquido en grasa sólida tras añadirle hidrógeno. Éste se emplea en frituras y en la bollería industrial.

En un amplio surtido
Según Ata Pouramini, podemos encontrar casi todas estas grasas en la dieta de los más pequeños; en sus snacks, meriendas o refrigerios, según denuncia el autor de "Tú eres tu medicina". Productos que no sólo se toman, como se hacía antiguamente, el fin de semana como algo excepcional, sino a diario, como desayuno o merienda.

La lista es larga, y, dependerá, por supuesto, de la composición de cada alimento. En líneas generales, atención, padres, a cereales envasados para el desayuno, galletas dulces, y todo tipo de bollería industrial, aperitivos y galletas salados, palomitas y helados. También, por último, precocinados , que a los niños les encantan: barritas de pollo, nuggets, sanjacobos, etcétera.

Todos ellos responden a caprichos y no se trata, recuerda Pouramini, de productos básicos en la alimentación. Entre sus efectos negativos sobre la salud está la destrucción del colesterol bueno y la creación y aumento del malo.

Para adultos con problemas cardiovasculares y con colesterol alto, la ingesta reiterada de grasas trans, añade el experto en nutrición Ata Pouramini, puede suponer una diferencia de años y/o calidad de vida.

Según datos de la Fundación del Corazón, el consumo de 5 g diarios de grasas trans puede llegar a aumentar en un 23% el riesgo de sufrir una enfermedad coronaria.

Medidas oficiales de protección
La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido que de no realizarse una política intervencionista al respecto, dichos lactantes y niños se mantendrán obesos durante la infancia, adolescencia y edad adulta.

En Estados Unidos, donde las enfermedades cardiovasculares asociadas a los malos hábitos alimenticios han alcanzado proporciones de epidemia social, ya se han tomado medidas al respecto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook