Marwan Nagouri es el primer bebé terrassense que viene al mundo en 2016

02.01.2016 | 08:06
Sabah El Harithy se recuperaba ayer del parto mientras abrigaba a su pequeño Marwan.
Sabah El Harithy se recuperaba ayer del parto mientras abrigaba a su pequeño Marwan.

Que las casualidades existen y que a veces el azar se apropia de la vida son hechos que a menudo parecen difíciles de rebatir. Una muestra por partida doble se produjo ayer, día 1 de enero, en el Hospital de Terrassa. Unas horas antes de que las doce campanadas anunciaran el cambio de dígito en el calendario, Sabah El Harithy, una egarense resistente en la avenida de Barcelona, celebraba su 30 cumpleaños. Sabah nació en Marruecos un 31 de diciembre de 1985 y ya con 39 semanas de embarazo a sus espaldas, debió pensar que no había un mejor regalo de aniversario que dar a luz a su segundo hijo. Y así lo hizo.

El pequeño se llama Marwan Nagoury, vino al mundo a la 1.19 de la madrugada del día 1 de enero y pesó 3,340 kilos. Eventualidad añadida, Marwan ha tenido el honor de convertirse en el primer terrassense del año 2016.

El bebé reposaba ayer tranquilo, sin demasiados lloros sobrevenidos, en la cama junto a su madre, que no dudaba en abrigarle bien para que no cogiera frío. Sabah estaba un tanto cansada y aún dolorida por el parto, que fue por una cesárea urgente. La madre ya había salido de cuentas, rompió aguas y al no dilatar, los médicos optaron por practicarle la intervención.

El encuentro
Ayer por la mañana, Said, el marido de la joven, de 35 años, se ausentó por un rato del hospital para ir a buscar a Walid, el otro hijo de la pareja. Y es que era obligado que el pequeño, de dos años de edad, conociera a su recién llegado hermanito. "El parto de ayer fue mejor que el de mi primer hijo -cuenta la madre- porque Walid nació prematuro, con sólo seis meses de gestación, y se pasó dos metido en una incubadora". Sabah estaba bastante sorprendida de que la ventura hubiese convertido al aún diminuto Marwan en el primer bebé nacido en Terrassa en 2016.

La joven explicaba que había llegado a España hace unos siete años. Primero vivió en San Sebastián, en el País Vasco, y hace unos cinco años se trasladó junto a su pareja a Terrassa, donde ha trabajado como limpiadora doméstica, aunque en los últimos meses de embarazo ha tenido que descansar. Said, el marido de Sabah, trabaja en la construcción.

También explicaba la mamá que todos los 31 de diciembre, con motivo de su cumpleaños, recibe numerosas llamadas desde Marruecos felicitándola. Y que en esta ocasión, con su ingreso en el Hospital de Terrassa justo a las 4 de la tarde del día de su aniversario, no había podido responder a ninguno de los mensajes de sus seres queridos.

Los padres y la familia en general de Sabah en Marruecos, de hecho, ayer por la mañana todavía no conocían la noticia. "Esperaré unas horas a recuperarme un poco, a sentirme yo mejor, y entonces ya les comunicaré la nueva", decía.

Al haber tenido un parto por cesárea, Sabah sentía ayer aún dolor y le costaba levantarse. El personal sanitario le administraba los calmantes y el tratamiento antibiótico necesario en estos casos.

En Catalunya
Más rápido aún en llegar al mundo fue Erik. Abrió los ojos a su nueva realidad cuando pasaban sólo siete minutos de la medianoche del día inicial del año, así que se convirtió en el primer bebé nacido en Catalunya en 2016. El parto fue natural y tuvo lugar en el Hospital de Figueres (l'Alt Empordà). El bebé pesó 3,990 kilos. El bueno de Erik se impuso por apenas seis minutos, en esta ya tradicional "carrera" de los natalicios del 1 de enero, a Xi Chen, una niña de origen chino que nació a las 00.13 horas en el Hospital del Esperit Sant de Santa Coloma de Gramenet.

Un poco más se hicieron de rogar Ariadna y Albert. El alumbramiento de la niña se produjo en el Hospital de Sant Joan de Reus (Tarragona) a las 00.30 horas. Mientras que Albert fue el primer niño en nacer en la provincia de Lleida. Ocurrió a les 01.35 horas en el Hospital Arnau de Vilanova.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook