Otra oportunidad para romper con la "maldición" del Gordo en Terrassa

19.12.2015 | 04:23
Anna Solans atendiendo a una clienta en la administración del Raval.
Anna Solans atendiendo a una clienta en la administración del Raval.

El Gordo pasó de largo de Terrassa". "Los egarenses se tendrán que conformar con la pedrea". "Terrassa rasca algunos décimos de un quinto premio". Esos han sido algunos de los titulares que ha publicado este mismo diario en los últimos años al finalizar la lotería de las loterías, la más tradicional de todas, la de Navidad. La suerte en estas fechas se ha resistido en nuestra ciudad a lo largo de los casi dos siglos de celebración del sorteo.
Fíjense en los nimios premios de consolación con los que se nos hemos tenido que conformar. Sólo han tocado premios menores como, por ejemplo, un tercero en 1995. El último fue en 2011, cuando la administración número 7 vendió un décimo por terminal agraciado con un quinto premio. ¡Un décimo del quinto premio en las últimas dos décadas! Está claro que la Lotería de Navidad tiene una asignatura pendiente con nuestra ciudad. Pero los loteros tienen buenas vibraciones este año. "Este año sí que nos toca", afirma Anna Solans, encargada de la administración de lotería del Raval de Montserrat. Ni que sea por estadística, es cierto que ya va siendo hora.

Para más inri, el Gordo sí ha tocado en ciudades muy cercanas, demasiado cercanas. En 2010, una administración de Cerdanyola del Vallès vendió 96 series del primer premio (79.250), equivalentes a 276 millones de euros. El otro gran logro vallesano fue cuando en 2008, el primer premio se repartió entre Sant Quirze del Vallès y Sabadell.

Hay pocas comparaciones de un mal fario tan evidente en una gran población como Terrassa. Teniendo en cuenta que es la tercera ciudad más poblada de Catalunya (junto a Badalona) y la 24ª de España, que el primer premio ni haya rozado la ciudad se sale de las estadísticas. Haciendo un repaso de los sorteos de los últimos 60 años, casi todas las ciudades españolas de más de 150.000 habitantes han sido agraciadas con el Gordo o, al menos, han rascado algún decimito.

Sólo en Catalunya, la capital, Barcelona, ha sido agraciada con el primer premio en 39 ocasiones, Vic en 4 y Sabadell en dos. Ha tocado en ciudades como El Prat, Granollers, Martorell, Sitges, Ripollet, Igualada...la lista es interminable. Casi todos los municipios grandes, salvo Terrassa. De hecho, el primer premio de la Lotería de Navidad ha recaído en localidades españolas tan "pobladas" como Quintanar de la Orden (Toledo), Granja de Torrehermosa (Badajoz), Medina de Pomar (Burgos), Calzada de Calatrava (Ciudad Real) o Sort (Lleida). Este municipio con poco más de 2.000 habitantes, incluso antes de su popularidad, ya había repartido sendos premios tanto en la Lotería de Navidad como en la del Niño. Tras el prestigio adquirido por "La Bruixa d'Or", Sort ha sumado ya tres Gordos más en estos últimos años.

Nuestra "Bruixa d'Or"
Pero antes de hacer desesperadas peregrinaciones de última hora al remoto pueblo leridano de Sort, los egarenses tienen un consuelo. Hay una administración de nuestra ciudad que parece tener una pata de conejo, un trébol de cuatro hojas o un grillo bajo su mostrador. Se trata del establecimiento de lotería del hipermercado Eroski, llamado muy apropiadamente "La Bona Sort". Esta administración ha sido excepcionalmente afortunada en el otro sorteo navideño tradicional (con el permiso de la novísima Grossa de Nadal), la Lotería del Niño.
Pasaban las doce del mediodía del 6 de enero de 2009 cuando en el Salón de Loterías y Apuestas del Estado en Madrid salió de los bombos el 28.920. Este número suponía el mayor golpe de suerte que jamás había tenido Terrassa en la historia de las loterías navideñas, ya que el primer premio había caído íntegramente en la administración número 23 de Terrassa. Sí, en "La Bona Sort". Más de 60 millones de euros fueron repartidos entre vecinos de Ca n'Anglada, Torre-sana, Vilardell, La Grípia y Can Parellada. Por ese motivo, cada año las cuarenta series del número 28.920 se agotan en cuestión de días. Justo el año pasado este mismo diario publicó un reportaje sobre la administración titulado "¿Y si el Niño vuelve a tocar en Terrassa?". Pues dicho y hecho. Al día siguiente, el segundo premio del Niño volvió a caer en la ciudad. ¿En qué administración? Sí, sí, en la número 23, "La Bona Sort".

Por si fuera poco, no conformes con haber empezado tan bien el año 2015, en la administración del Eroski lo están terminando de forma inmejorable. "La Bona Sort" el pasado mes de noviembre repartió el primer premio del sorteo de la Lotería Nacional. Esto demuestra que Terrassa, a fin de cuentas, no está gafada. Quizás, este año sea el bueno. ¿Por qué no?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook