El abandono de unas alarmas en un contenedor desata la alerta

11.12.2015 | 04:22

Otra falsa amenaza de bomba, esta vez parece que sin motivación malévola. Agentes de la Policía Municipal se movilizaron el martes tras saberse de un paquete sospechoso en un contenedor de basuras situado en la Rambleta del Pare Alegre. Sonaba como una alarma, y era una alarma. Varias, en realidad. Varios dispositivos de protección de artículos de un comercio.

Alguien los había arrojado en un contenedor de recogida de materia orgánica. Y alguien avisó al 112 a eso de las dos de la tarde. Y el sistema de emergencias alertó a la policía. Los agentes comprobaron que del recipiente salía un sonido de alarma, un pitido constante. Inspeccionaron el paquete y comprobaron que el sonsonete procedía de unas alarmas antihurto. No paraban de sonar porque no habían sido descodificadas.

La policía local inició gestiones para averiguar de dónde procedían los dispositivos y las primeras indagaciones condujeron a un establecimiento de Parc Vallès, aunque no quedó claro si las alarmas eran de ese local. Ayer, el cuerpo local recibió otra información acerca de un paquete sospechoso en la calle de Arenys de Mar, en el Pla del Bon Aire. Era una bolsa de deporte que ya había desaparecido de la zona cuando llegaron los guardias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook