OBITUARIO

Joan Busquet, médico y escritor tardío

09.12.2015 | 04:23
Joan Busquet, en una imagen de 2004, durante una "Tertúlia amb convidat" en la que participó.
Joan Busquet, en una imagen de 2004, durante una "Tertúlia amb convidat" en la que participó.

Terrassenses de varias generaciones tuvieron como médico de cabecera o fueron pacientes del doctor Joan Busquet i Rusiñol (Terrassa, 1917-2015), fallecido el pasado jueves, a la edad de 98 años, que a su largo y apasionado ejercicio de la medicina, ejercido con la "bonhomia" y la generosidad que le caracterizaba, sumaba una vasta cultura y un interés por las letras (poseía una biblioteca inmensa) que le hizo autor de cuatro libros.

Aunque inicialmente se especializó en cirugía vascular, Busquet se dedicaría después a la medicina general, de empresa y accidentes de trabajo, y la geriatría. En 1942 abriría su consulta, en la calle Irineu, que posteriormente trasladó a la de Pau Claris. Aún existe allí el Centre Mèdic Busquet, cuya creación impulsaron en 2002 sus hijos Anna, Neus y Xavier, con voluntad de continuar la labor su padre, con sus principios y su filosofía.

Premio Bonaplata
Busquet también presidió la delegación comarcal de Terrassa del Col·legi de Metges, publicó artículos médicos e impartió numerosas conferencias sobre su profesión. Su colaboración con el Museu de la Ciència i de la Tècnica de Catalunya, al que asesoraba en la identificación de objetos médicos, y en el que pasó tardes enteras catalogando piezas que los médicos jóvenes desconocían, le valió en el año 2000 el premio Bonaplata.

Con la jubilación, en la década de los noventa, Joan Busquet se convirtió en escritor. En 1996 publicó "Isil, el crit del silenci" , sobre este pueblo del Pallars Sobirà. Al año siguiente llegaría la primera de las dos entregas de "Memòries d'un amnèsic" (1997 y 1999) , dos deliciosos volúmenes -seiscientas páginas en total- en los que puso por escrito sus recuerdos de sesenta años de ejercicio de la medicina, pero también de su vida (su viaje de bodas, su primer coche, la caída en 1939 de un avión alemán en el Vapor Aymerich, a cuyos ocupantes atendió), los momentos difíciles de la Guerra Civil, la riada, viajes (Zimbabwe, Hawai, Sudamérica), personas y personajes de Terrassa, anécdotas, reflexiones, evocaciones.

La culminación fue "La guerra d'un tebi" (Fundació Torre del Palau, 2007). Busquet, entre los 18 y los 21 años, esto es, entre 1936 y 1939, la Guerra Civil, llevó un diario personal en el que escribía sobre lo que veía y vivía, en Terrassa y los lugares del frente donde fue destinado. Conservó este diario y, cincuenta años después, lo completó intercalándolo con recuerdos. El resultado: un libro impresionante.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook