Crisis en el gobierno comarcal tras la votación del presupuesto

09.12.2015 | 04:23
Imagen del pleno del pasado 3 de diciembre en el que se votaron las cuentas comarcales.
Imagen del pleno del pasado 3 de diciembre en el que se votaron las cuentas comarcales.

La aprobación del presupuesto del Consell Comarcal ha provocado la primera crisis política del mandato, apenas 6 meses después de inicio de la legislatura. El equipo de gobierno presidido por el socialista Ignasi Giménez ha expulsado a los integrantes del grupo de l'Entesa, después de que la plataforma de izquierdas se abstuviera en la votación de las cuentas comarcales.

El jueves, el pleno del consejo aprobaba un presupuesto de 19.579.166,06 euros para el ejercicio 2016, un 90 por ciento del cual corresponde a ingresos finalistas, es decir, dinero procedente de otros organismos o administraciones que permite desarrollar las competencias asignadas al organismo supramunicipal. Del 10 por ciento restante, un 69 por ciento se destinará a partidas sociales. El presupuesto acordó también un nuevo marco de relaciones con los municipios y un recorte del 69 por ciento en la asignación a los grupos políticos.

Las cuentas se aprobaron con los votos del PSC, ERC, CiU y PP, las abstenciones de CUP-CAV, Ciutadans y de los 6 consejeros de l'Entesa, que mostraban así su desacuerdo con los socios de gobierno.

"El presupuesto alcanza dos objetivos importantes -explica el presidente comarcal Ignasi Giménez-. La creación de un nuevo marco de relación con los ayuntamientos y la drástica reducción de las asignaciones de los partidos políticos". Esta última medida supone un ahorro de 160 mil euros, y a criterio del ejecutivo, ha sido "el principal escollo para el grupo de l'Entesa". La abstención de esa formación "tendrá consecuencias porque desde el ejecutivo no podemos entender que un grupo del gobierno se abstenga. La decepción es importante y generalizada y la coherencia nos lleva a confeccionar un nuevo cartapacio sin contar con los miembros de l'Entesa".

En plena crisis de gobierno, la respuesta del grupo de l'Entesa en el Consell Comarcal no se ha hecho esperar. Los consejeros niegan que su abstención responda al recorte de la asignación a los grupos, punto en el que recuerdan "votamos a favor".

La réplica
El grupo comarcal explica que su desmarque de la propusta presupuestaria tiene que ver con "la asignación de una retribución de 25 mil euros anuales al presidente del Consorci de Residus, cuando el cargo no tenia salario hasta ahora", y el nombramiento de un consejero adicional de CiU a la comisión permanente, rompiendo el equilibrio pactado de 2 consejeros por grupo. "Mientras se recortan 40 mil euros para hacer frente a la pobreza energética, los grupos de PSC. ERC y CiU se reparten el dinero", critican.

La plataforma de izquierdas, que por primera vez se queda fuera del ejecutivo comarcal, asegura que había valorado "si dar un si crítico o una abstención al presupuesto -explica el consejero egarense Emiliano Martínez- . Optamos por la segunda para demostrar que no estamos de acuerdo con las formas, porque se ha negociado a nuestras espaldas, y porque para nosotros el tema social es capital, una línea roja que no se debe traspasar".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook