El precio de Cercanías en Terrassa entra en campaña electoral

08.12.2015 | 04:23
Numerosos usuarios de Cercanías esperan el tren en la Estació del Nord de Terrassa.
Numerosos usuarios de Cercanías esperan el tren en la Estació del Nord de Terrassa.

El cabeza de lista para las elecciones generales del 20D de la candidatura En Comú Podem, Xavier Domènech, afirmó este sábado en Vilanova i la Geltrú (Barcelona) que su formación apuesta por invertir más en Cercanías y por traspasar la totalidad de este servicio ferroviario de proximidad a Catalunya.

En Comú Podem "apuesta por que esos 40.000 millones de euros del PIB que se han invertido en el AVE, ahora reviertan en los trenes de Cercanías y en los regionales, en los trenes de proximidad, que son los que permitirán reconectar el país", explicó Domènech, que para denunciar los precios de este servicio puso como ejemplo que viajar de Barcelona a Terrassa cuesta 4 euros y con la vuelta 8 euros. "Debería ser prioritario que la movilidad fuera eficiente y accesible, porque uno de los principales problemas que tiene la gente cuando se levanta por la mañana para buscar trabajo es cómo pagarán el billete de tren", afirmó el historiador.

El número uno de la lista de En Comú Podem consideró que el apoyo a las Cercanías y los trenes regionales se debería haber hecho hace mucho tiempo. "No puede ser que se destine el 67% de la inversión pública en transporte ferroviario al AVE y sólo el 5% a las Cercanías, que es utilizada por el 95% de los usuarios del tren", lamentó el candidato.

Zona tarifaria
La situación en la que se encuentra el servicio de Cercanías en Catalunya ha provocado en los últimos años diversos problemas a los usuarios terrassenses. Los retrasos en el horario de los trenes son frecuentes y además, los viajeros egarenses (también los de FGC y autobuses interurbanos) deben pagar el billete de tres zonas. En 2002, la zonificación del territorio para la implantación del billete único situó a Terrassa en la zona 3, mientras que municipios como Rubí, Sant Cugat, Sabadell o Bellaterra, con los que la ciudad mantiene un constante flujo de viajeros por estudios o por trabajo, se situaron en la zona 2 (más barata). De esta forma, tanto los desplazamientos a Barcelona como los trayectos en la comarca son más caros para los usuarios terrassenses.

Este sistema ha sido considerado durante años como un agravio comparativo para Terrassa. Casi todas las fuerzas políticas de la ciudad han pedido en incontables ocasiones que se revise la zonificación tarifaria. Sin embargo, ninguna reivindicación ha dado frutos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook