El #GivingTuesday llegó a la ciudad con la donación de sangre

02.12.2015 | 08:09
Josep Torras y Lluis Ros cedieron su testimonio a cuatro jóvenes, que recibieron un carné gigante.
Josep Torras y Lluis Ros cedieron su testimonio a cuatro jóvenes, que recibieron un carné gigante.

El Banc de Sang i Teixits de Terrassa celebró ayer por primera vez el Giving Tuesday, una iniciativa solidaria que se celebra el primer martes de diciembre tras el Black Friday como respuesta al consumismo. Es un movimiento global que nació hace 4 años en Estados Unidos y que propone realizar y difundir miles de acciones solidarias durante el mismo día en todo el mundo.

Así, desde la entidad de Mútua de Terrassa se organizó un acto durante el cual los veteranos Josep Torras y Lluis Ros, que por edad ya no pueden donar más sangre, cedieron su testimonio a cuatro jóvenes para que cojan su relevo. "El Giving Day es la excusa perfecta para que estos chicos se inicien en este hábito cívico", comentó la responsable del Banc, Núria Bonet.

Un acto que para Josep Torras, que ha dado sangre durante más de 40 años, debe servir para que la gente "se mentalice de que se debe donar sangre todo el año. No hace falta esperar a que se produzca una catástrofe". En este sentido también se pronunció su compañero Lluis Ros, que tras haber tenido un infarto no puede seguir siendo donante. "Al principio no me daba cuenta de la importancia que tiene el dar sangre. Hasta que poco a poco lo fui viendo. La sociedad cada vez necesita más sangre, porque cada vez hay más accidentes y más operaciones. Y algún día tu también puedes necesitarla, y te hará falta que alguien haya ido a donar", manifestó Ros.

Pero parece que a los jóvenes les cuesta animarse. Así se desprende de los comentarios de los cuatro chicos que cogieron ayer el relevo de Josep y Lluis. "No doy sangre porque no tengo tiempo", comentaba Eduard Planell, de 19 años. Algo con lo que coincidía su primo Jordi. Aunque finalmente se decidieron a formar parte de esta iniciativa, animados sobre todo por miembros de su familia, que son donantes. Además, aprovechan para alentar a otros chicos de su edad aunque confiesan que, a su parecer, muy pocos lo harán.

En cuanto a Gemma Miró, la única chica del grupo, se decidió a donar sangre cuando por circunstancias de la vida se encontró con su madre en el hospital y una enfermera que fue a la habitación a preguntar si ella quería donar sangre. En ese momento, y con el apoyo de su padre, decidió hacerlo por primera vez. Y pronto repetirá. "Pensaba que sería peor de lo que fue. La verdad animaría a todos los jóvenes a hacerlo, porque no cuesta nada y te sientes gratificado".

Cada año dejan de donar 25.000 personas. Por eso el Banc de Sang ha abierto un nuevo espacio en su web donde cualquiera se puede apuntar al #GivingTuesday, que durará toda la semana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook