El Gran Recapte recoge más de 4 mil toneladas de alimentos en Catalunya

29.11.2015 | 18:50
Los alimentos recogidos se depositan en las cajas de cartón situadas en varios supermercados.
Los alimentos recogidos se depositan en las cajas de cartón situadas en varios supermercados.

A la espera del recuento definitivo, el Gran Recapte de este 2015 ha conseguido recaudar 4.686 toneladas de alimentos. El resultado final, que se conocerá a mediados de semana, incluirá las donaciones del sábado por la noche. Pero todo hace pensar a los organizadores que se superaran las cifras del año pasado.
En esta séptima edición han participado unos 25 mil voluntarios, que han realizado tareas tanto de logística como de recepción y clasificación de alimentos –esta última, una tarea que durará hasta el próximo 18 de diciembre.
Todos los alimentos recogidos, algunos de los cuales ya pueden empezar a repartirse a partir de mañana, beneficiarán a 260 mil catalanes sin recursos.

Primera jornada en Terrassa
Recoger comida para los más necesitados. Este es el objetivo del Gran Recapte, que se ha celebrado este fin de semana en 371 y que aún hoy sigue en alguna localidad de la costa. La campaña, que se inició el viernes a las nueve de la mañana, pretende superar o, por lo menos, igualar, las cerca de 5 mil toneladas de alimentos recogidas a lo largo de la geografía catalana en 2014.
En Terrassa, fueron muchos los ciudadanos que ya aportaron el viernes alguno de los productos que pide el Banc d'Aliments, la entidad impulsora del Gran Recapte. Paquetes de pasta, leche, cereales y galletas eran los productos que dominaban en las grandes cajas de cartón situadas en el supermercado Mercadona de la Rambla d'Ègara. Queralt Güell, una de los más de 660 voluntarios terrassenses, aseguraba una hora y media después de que el establecimiento abriera sus puertas que el ritmo de participación estaba siendo bueno tratándose de un viernes por la mañana. "Hay mucha gente que sólo entrar ya nos pide información para conocer qué alimentos pedimos. Además, hay tres mujeres que nos han llevado una bolsa llena de comida", explicaba Güell, que participa por tercer año consecutivo en la campaña. "Todo el mundo merece tener alimentos en casa y ser voluntaria es mi forma de aportar un granito de arena a la causa", comentaba la joven.
En la otra entrada del supermercado, en la calle de Arquímedes, se encontraba la voluntaria Rosa Maria Bros, que apuntaba que algunos ciudadanos se habían acercado a ella preguntando si podían llevar comida en grandes cantidades al Recinto Ferial, lugar que servirá para la clasificación de los alimentos recolectados a partir del lunes por la tarde.
A pesar del gran número de egarenses que colaboran habitualmente con la campaña, algunas personas, sobre todo jóvenes, desconocen la iniciativa. Por eso, son muchos los que valoran a las faimlias que se acercan a los supermercados con sus hijos para inculcarles el valor de la solidaridad. "Es bueno que los niños vayan con sus padres o sus abuelos al supermercado y empiecen a ser conscientes de que hay muchas otras personas que no tienen su misma suerte".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook