PLENO MUNICIPAL DE NOVIEMBRE

El pleno exhibe unidad y reclama a Mina que entregue los datos

28.11.2015 | 04:23
El alcalde Ballart conversa con Rosa M Ribera y Marc Armengol.
El alcalde Ballart conversa con Rosa M Ribera y Marc Armengol.

"Tenemos que dar una respuesta clara. Los 27 concejales debemos decirle a todo el mundo que quien manda en esta ciudad es el Ayuntamiento". La frase, en boca del concejal de ERC-MES Carles Caballero, resume el espíritu del pleno municipal de noviembre, una sesión larga y plagada de temas, en la que predominó la defensa unánime de la soberanía municipal en el debate sobre el futuro model de gestión del agua.

El Consistorio en pleno respondió el jueves por la noche al recurso presentado por Mina contra el nombramiento del Comisionado del Agua, el ingeniero Joan Gaya, una impugnación en la que, además, la compañía niega la titularidad municipal del servicio. Los partidos lo consideran una auténtica afrenta y el jueves exibieron músculo político en la respuesta a la concesionaria.

El Consistorio aprobó una propuesta de resolución en la que exige a Mina que entregue "toda la información que se le requiera desde el Ayuntamiento" y advierte que, en caso de incumplimiento, iniciará "las acciones oportunas, si fuera necesario judiciales". Además, el dictamen compromete al gobierno a que los presupuesos del próximo año garanticen que todos los modelos de gestión (privada, mixta o municipal), tendrán las mismas garantías de viabilidad en el debate que se avecina. También a constituir la comisión del Agua antes de final de año y a crear una web desde la cual la ciudadanía pueda monitorizar el proceso.

El voto fue casi unánime. Sólo el PP dió un apoyo parcial a los dictámenes 1 y 2, reclamando información a Mina, y el 6, que reclama la Comisión del Agua. Gabriel Turmo recordó que defiende un modelo de gestión indirecta y que se opone a la consulta popular anunciada por el alcalde.

"Tenemos que hacer piña -le pidió el concejal de TeC Xavi Matilla-, Porque se aproxima un escenario de conflictividad y los intereses privados de Mina no deben anteponerse los colectivos". Maria Sirvent, de la CUP, fue más dura y equiparó la actitud de la concesionaria a la de "señoritos de cortijo andaluz paseandose por la ciudad y decidiendo sobre nuestras vidas".

Desde las filas de ERC, Carles Caballero apeló a "la defensa de la institución. La concesionaria cuestiona con su recurso una decisión municipal. Tiene derecho, pero en su escrito discute la soberanía del pleno en la decisión del modelo de gestión del agua y eso merece una respuesta contundente".

A la propuesta de un frente común se sumó el teniente de alcalde de Territorio y Sostenibilidad. Marc Armengol, el hombre encargado de negociar con Mina, defendió la necesidad de que "escenifiquemos unidad en el gobierno del modelo del agua, ahora que Mina ha hecho público que no reconoce el Ayuntamiento como titular del servicio".

El concejal , que hizo un reconocimiento público a los "regidores, técnicos y funcionarios" que han gestionado hasta ahora el final de la concesión, no dudó en responder directamente a la concesionaria.

Aigües de Terrassa defiende que la administración local no es titular porque jamás ha tramitado su reconocimiento como servicio público en régimen de monopolio. "Siempre se pensó que no había que municipalizar el servicio -replicó Armengol en el pleno-. Pero si creemos ahora que es necesario lo haremos".

La unidad frente a Mina es sólida pero no monolítica. Los partidos propusieron el jueves aparcar sus posiciones sobre el modelo de gestión del agua en la ciudad -cosa que sucedió-, pero el debate sobre como se está gestionando el proceso sigue latente. Terrassa en Comú reprochó al alcalde Jordi Ballart que respondiera a las críticas de TeC, ERC-Mes y la CUP, que hace unos días descalificaba la retención de información por parte de Mina y acusaba al gobierno de dilación en el proceso. "Escoja a quién quiere representar, los intereses de Mina o los de la ciudadanía - le espetó Matilla al alcalde-. Porque después de nuestra crítica usted salió en defensa de la compañía y su respuesta ha sido el recurso y negar la titularidad municipal".

El alcalde se posiciona
El apoyo a Joan Gaya como comisionado del Agua tras el recurso de Mina quedó algo diluído en el debate plenario y en la propuesta de resolución consensuada. No fue así en el discurso del alcalde, que tras la votación tomó la palabra para leer un comunicado en el que lamentó la decisión de la concesionaria y advirtió que el gesto puede "añadir una dificultad más al proceso".

Ballart recordó que el nombramiento de Gaya fue fruto del consenso y, tras detallar su currículum, defendió que "seguramente es el mejor porfesional que podíamos incorporar". El alcalde asegura que "no puede ponerse en cuestión su imparcialidad" y, tras defender el derecho de la concesionaria al recurso, aseguró que los servicios municipales lo estudian y "si fuera necesario algun ajuste en las funcines del Comisionado, que creemos no será necesario, se hará".

El primer edil pidió una vez más "colaboración" a los grupos municipales en un proceso tan complejo como el que se avecina y reitero que el Ayuntamiento mantiene una "posición contraria" a la de Mina sobre la titularidad del servicio en la ciudad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook