Admitido a trámite el contencioso contra la adhesión a la AMI

16.11.2015 | 18:38
La moción de la AMI prosperó con los votos de 7 de los 9 concejales del PSC, 3 de CiU y 4 de ERC-MES.
La moción de la AMI prosperó con los votos de 7 de los 9 concejales del PSC, 3 de CiU y 4 de ERC-MES.

El recurso contencioso administrativo contra la adhesión de Terrassa a la Associació de Municipis per la Independència (AMI) ha sido admitido a trámite. El litigio lo inició la entidad Societat Civil Catalana y fue suscrito por el concejal popular Gabriel Turmo, este a título personal. Ahora la Justicia valorará la consistencia de los argumentos esgrimidos en contra y si, como sostienen los demandantes, la decisión es contraria al ordenamiento jurídico.

En julio
La adhesión a la AMI de Terrassa, la ciudad más poblada que se ha incorporado a la plataforma municipalista por la independencia de Catalunya, se aprobó en el pleno ordinario del mes de julio con los votos favorables de CiU (3), ERC (4) y 7 de los 9 integrantes del grupo municipal del PSC. El acuerdo municipal abrió la puerta al pacto de gobierno PSC-CiU, que se hizo público inmediatamente después y que ha dado pie a un ejecutivo sociovergente en la ciudad.

El concejal popular Gabriel Turmo ya expuso su intención de recurrir a los tribunales y el Ayuntamiento de Terrassa no daba marcha atrás en su incorporación a la AMI. El portavoz presentó un ruego por escrito solicitando la no ejecución del acuerdo. El político sostiene que "la adhesión a la AMI conlleva el pago por parte del Ayuntamiento de Terrassa de una cuota de la asociación, una cuota que serviría o está sirviendo para la financiación de una entidad cuyos objetivos no son conformes con la legalidad vigente".

Conocida la admisión a trámite del contencioso, Turmo aprovecha para replicar al concejal socialista Amadèu Aguado, que "en respuesta a una intervención mía" en el pleno de septiembre "negó que se hubiera interpuesto el recurso. como siempre la verdad triunfa, y pone en evidencia a los que faltan a la misma".

El grupo popular sostiene que "una administración pública debe ser neutral e imparcial" y entiende que, con la adhesión a la AMI, el Ayuntamiento de Terrassa "no atiende al interés público general, sino al interés partidista, ideológico, de un determinado colectivo que se identifica con el separatismo rupturista".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas