Los colectivos de riesgo, objetivo de la vacuna contra la gripe

16.10.2015 | 15:37
Está previsto que los CAP empiecen a administrar la vacuna antigripal a partir del 19 de octubre.
Está previsto que los CAP empiecen a administrar la vacuna antigripal a partir del 19 de octubre.

El lunes de la semana que viene empieza en Terrassa la campaña de vacunación contra la gripe, una iniciativa destinada especialmente a la población más vulnerable, como las personas mayores de 60 años, las mujeres embarazadas, los enfermos crónicos o los profesionales que realizan trabajos para la comunidad, como policías o bomberos.

No obstante, el Consorci Sanitari de Terrassa (CST) ya ha empezado a vacunar a los pacientes a domicilio y a partir del 19 comenzará con los pacientes que se hayan apuntado en las listas de sus Centros de Atención Primaria. Será una campaña breve e intensa, que tendrá lugar hasta el 30 de octubre. A partir de aquí ya se vacunará en las consultas, en un periodo que irá de noviembre a enero. En total, el CST cuenta en suministrar unas 18.000 dosis -las mismas que el año pasado- aunque si puede espera llegar a las 20.000, según afirma una de las enfermeras, Anna Vilalta.

En las campañas de gripe estacional se priorizan los colectivos denominados de riesgo. El año pasado, la tasa de de vacunación de este colectivo "llegó a un 60 o 70 por ciento", tal y como manifiesta la enfermera del Consorci. "Se trata de la cifra que demanda el departamento, aunque nuestro objetivo cada año es aumentar el porcentaje", añade la sanitaria. Por otro lado, Vilalta recuerda que si hay recursos, tras vacunar a los grupos vulnerables se puede vacunar a todo el mundo que lo requiera. De hecho, pese a que la campaña no va tan dirigida a personas adultas, el Departament de Salut informó que en 2013 la efectividad de la vacunación alcanzó un 61 por ciento de eficacia media en adultos sanos. Es remarcable que la epidemia de gripe causa anualmente unas 30.000 bajas laborales en Catalunya, lo que significa una media de 100.000 días al año.

Como ya viene ocurriendo desde hace unos años, la campaña también pone especial hincapié en los profesionales sanitarios por un doble motivo. Por una parte, porque son un colectivo que presenta bajas tasas de vacunación, y por otro porque forman parte del grupo esencial en el servicio a la comunidad y por tanto pueden actuar como fuente de infección para la población de riesgo.

Efectividad de la vacuna

Pese a que una persona se vacune anuamlente eso no significa que esté protegida de cara a la proxima temporada frente a la gripe. De hecho, cada año se fabrica una nueva vacuna a partir de las directrices que envía la Organización Mundial de la Salud (OMS) porque los virus cambian continuamente. La composición depende de los virus circulantes detectados por los puntos de vigilancia epidemiológica repartidos por todo el mundo y siempre es trigripal: incluye dos cepas de virus A y una cepa de virus B. Disponer de una vacuna universal simplificaría las cosas, y de hecho, un equipo de investigadores estadounidenses ha diseñado una molécula que imita partes fundamentales del virus de la gripe y que podría ser el primer paso hacia esta vacuna universal. Aunque de momento solo se ha testado en ratones.

A principios de este 2015 la gripe se convirtió en una epidemia en Catalunya, y el 22 de enero la Agencia de Salut Publica comunicó el alto nivel de contagio después de que se alcanzaran los 109 casos declarados por cada 100 mil habitantes (cuando la frontera está en los 102). El mismo día, en Terrassa ya se habían declarado 20 casos, dos de los cuales habían tenido que ser ingresados en la UCI. En este sentido, la Agencia tuvo que insistir en la necesidad de vacunarse, pues declarada la epidemia de gripe, prácticamente 9 de cada 10 pacientes en estado grave no lo había hecho. La vacuna se elabora a partir de virus muertos, por eso nunca puede producir la enfermedad. Se debe tener en cuenta que protege contra la gripe pero no contra un resfriado común.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook