La Fiesta del Pilar vuelve a llenar la catedral y la Plaça Vella

13.10.2015 | 04:22
El alcalde, el presidente del Centro Aragonés y el obispo colocan la cruz de claveles rojos.
El alcalde, el presidente del Centro Aragonés y el obispo colocan la cruz de claveles rojos.

El 12 de octubre volvió a ser, en nuestra ciudad, un día muy entrañable para los terrassenses de origen aragonés, los aragoneses que viven en Terrassa, y las personas simpatizantes o interesadas en la cultura aragonesa. Ayer, desde las once de la mañana, una imagen de la Virgen del Pilar estaba en un escenario instalado en la Plaça Vella, para recibir, como en Zaragoza, el homenaje de cada año en forma de claveles que forman un manto. Cualquier persona que lo deseara podía adquirir un clavel blanco y contribuir a esta tradición. Mientras, en la catedral del Sant Esperit, llena casi hasta el límite de su capacidad, a las doce del mediodía comenzó una misa baturra, cantada por el grupo Los Pilares de Aragón.

A su término, sobre la una de la tarde, el alcalde Jordi Ballart, el obispo, Josep Àngel Saiz Meneses, y Ramon Pujol, presidente del Centro Aragonés de Terrassa, organizador del acto, completaron el manto de la Virgen del Pilar colocándole una cruz de claveles rojos. Los Pilares de Aragón, en el escenario, ofrecieron varias interpretaciones.

Tras la comida de hermandad, por la tarde, en el Teatre Principal, y ante una numerosa afluencia de público, Los Pilares de Aragón ofrecieron un festival de jota aragonesa. El sábado y el domingo, la sede del Centro Aragonés acogió diversas actividades lúdicas (fiesta infantil, baile, teatro, imitaciones).

También con motivo de la Fiesta del Pilar, el historiador Joaquim Verdaguer estrenó el sábado en su blog una síntesis de la historia del Centro Aragonés de Terrassa, que el pasado año celebró su centenario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook