¿Dónde se puede fumar?

10.10.2015 | 08:54

La primera ley antitabaco, que en España entró en vigor en 2006, establecía una serie de lugares donde quedaba prohibido fumar. Unos espacios que se ampliaron con la reforma de la ley de 2011.

Se puede seguir fumando...

►En las terrazas de los bares y restaurantes, consideradas como tales aquellas que tengan, como máximo, dos paredes y techo. Es decir, que al menos uno de los lados tiene que estar totalmente abierto al exterior.

►En los espacios al aire libre de los campus universitarios, ya que en este caso los estudiantes son mayores de edad.

►En los hoteles, hostales y similares, que pueden delimitar zonas para fumar, y también podrán reservar hasta el 30% del total de habitaciones para los fumadores.

►En las zonas habilitadas para fumadores (y separadas del resto) de los centros penitenciarios, los psiquiátricos, y las residencias para mayores y discapacitados.

►En los estadios de fútbol y las plazas de toros.

►En los clubes de fumadores. Estos clubes, para evitar que cualquier local de ocio se reconvierta en uno de ellos para burlar la ley, deben cumplir una serie de requisitos. Tendrán que registrar su sede social y contar con estatutos y socios, además de objetivos sin ánimo de lucro, por lo que no podrán fomentar la venta de productos de consumo. Además, en sus locales no podrán entrar los camareros ni los menores de edad, para no exponerlos al humo del tabaco.

No se puede fumar...

►En los espacios públicos cerrados, con las excepciones mencionadas. Quedan por tanto libres de humos, todos los restaurantes, bares, pubs, discotecas, y otros locales de ocio donde la ley anterior permitía fumar. También desaparecerán los espacios habilitados para fumadores dentro de estos locales.

►En los recintos hospitalarios; ni en el interior del centro donde ya estaba prohibido fumar, ni en las zonas al aire libre que rodean al hospital.

►En las zonas infantiles de los parques.

►En actos sociales como bodas, comidas de empresa, comuniones? que se celebren en lugares públicos cerrados. Una opción, cuando sea posible, es celebrar el evento en terrazas y jardines autorizados para ese uso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook