Mútua Terrassa inaugura la residencia del Vapor Gran

02.10.2015 | 04:21
La inauguración acogió alrededor de unas cincuenta personas en el vestíbulo del edificio.
La inauguración acogió alrededor de unas cincuenta personas en el vestíbulo del edificio.

Tras casi cuatro meses en funcionamiento, ayer se inauguró la Casa Vapor Gran, la residencia geriátrica que Mútua Terrassa puso en marcha el pasado mes de junio en el mismo edificio que entre los años 2007 y 2012 albergó un hotel en la calle del Portal Nou. El alcalde de Terrassa, Jordi Ballart, la vicepresidenta del Govern de la Generalitat de Catalunya y consejera de Bienestar y Familia, Neus Munté, y el presidente de Mútua Terrassa, Josep Betriu, fueron los encargados de descubrir la placa, que luce ahora en la fachada del inmueble.

La inauguración coincidió con el Día Internacional de la Gente Mayor, hecho que destacaron las autoridades tras visitar las nuevas instalaciones. Al dirigirse al público asistente, Ballart afirmó que la trayectoria histórica del espacio que ocupa la residencia, donde se situó primero una industria y luego un hotel, "explica muy bien la historia de Terrassa, que ha pasado de ser una ciudad de fábricas a una ciudad de personas". El primer edil sostuvo que "la apuesta de Mútua Terrassa significa una evidente mejora de la calidad residencial y asistencial pero también un nuevo impulso de la zona del Vapor Gran", un ámbito en el que el Ayuntamiento de Terrassa trabaja con el fin de dinaminizarlo.

Por su parte, Betriu explicó que el proyecto nació "de una necesidad pero también de una oportunidad". "Debíamos dar un paso adelante en la calidad de espacios e instalaciones", manifestó el presidente de Mútua, que resaltó la oportunidad de situar la Casa Vapor Gran en "un edificio emblemático de la ciudad" y en una "ubicación inmejorable". En 2014, la entidad terrassense compró por un valor de cinco millones de euros el inmueble diseñado por Juli Capella y llevó a cabo obras y adaptaciones durante diez meses para "asimilar los espacios al concepto de hogar".

La residencia ofrece 131 plazas, noventa y cuatro de las cuales están ocupadas por usuarios procedentes de la Casa Marquès y el Residencial Vallparadís, los dos centros propios que Mútua tenía hasta ahora en Terrassa destinados a ser una casa para mayores. En este sentido, Betriu agradeció "la actitud receptiva que tuvieron desde el inicio estas personas y sus familias".

La mayoría de las plazas de la Casa Vapor Gran son privadas, con unos precios que oscilan entre los 2.178 y los 3.328 euros, en función de si el residente ocupa una habitación individual o doble, así como de la planta donde viva. Sin embargo, la residencia dispone de treinta plazas concertadas y un centro de día con una capacidad para atender a 20 usuarios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook