Nueva vía de inserción laboral para discapacitados físicos

29.09.2015 | 04:22
El presidente de Mútua, Josep Betriu, recibe al presidente de Fundació DKV , Josep Santacreu.
El presidente de Mútua, Josep Betriu, recibe al presidente de Fundació DKV , Josep Santacreu.

El presidente de Mútua Terrassa, Josep Betriu, y el presidente de Fundació DKV Integralia, Josep Santacreu, presentaron ayer la sede de la primera entidad la Fundació Integralia Vallès, creada con el objetivo de fomentar la integración profesional de personas del Vallès con discapacidad física. La nueva fundación, pionera en su campo, ha iniciado su actividad para el grupo sanitario con la apertura de un "call center" (una oficina centralizada de atención de llamadas) y emplea a un total de 22 personas.

Durante el acto, los presidentes de las dos entidades destacaron la importancia de la iniciativa participada y remarcaron su valor social. Al respecto, Betriu manifestó que "nos alegra mucho este proyecto porque es un paso adelante en la integración laboral de las personas con disminución física". Santacreu, que compartió sus palabras, subrayó que "la actividad que hemos estrenado en Terrassa queremos que sea el mejor ejemplo de nuestro presente y futuro". Betriu y Santacreu también se felicitaron mútuamente por su buen entendimiento y colaboración. Fundació Integralia Vallès tiene su sede en el edificio que ocupó el Centre Vallparadís. Pero es una sede provisional. Betriu explicó que Mútua ya trabaja para asentar la sede definitiva en locales del edificio de la estación Vallparadís de Ferrocarrils de la Generalitat. La empresa sanitaria trabaja con un año vista para inaugurar las nuevas instalaciones, la cuales permitirán doblar el espacio (de 250 a quinientos metros cuadrados) y lo que es más importante ampliar la plantilla de empleados. Asimismo, la fundación está pendiente de tener el reconocimiento de la Generalitat como centro de trabajo especial.

Prueba piloto
Mútua y Fundació DKV Integralia iniciaron su colaboración hace tres años, en 2012. En aquella fecha comenzó una prueba de piloto en la que la fundación llevó a cabo servicios de atención telefónica para la población de centros de atención primaria gestionados por Mútua en Sant Cugat y Olesa. A partir de ahora, el servicio se extenderá a Terrassa y a otros municipios del Vallès. DKV Integralia, por su parte, también avanzó que quiere crecer en esta línea de actividad con otras empresas. La fundación se creó en 2002 y abrió su primer "call center" en El Prat. Actualmente emplea a 300 personas, a las que también presta formación. DKV también es una plataforma para que sus empleados puedan situarse en empresas ordinarias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook